Noticias:

martes, 30 de marzo de 2010

El circuito de Sepang hará perder de media a los pilotos tres kilos por sus duras condiciones.

Malasia es sin duda un lugar difícil para competir... Hace calor, húmedad y siempre existe el riesgo de que una tormenta por la tarde le de sabor a la cosa. El clima extremo ha llevado al Gran Premio de Malasia a ser bautizado como la "carrera más dura del año" para los pilotos, ya que se soportan temperaturas en el cockpit por encima de los 40°C y se pierden alrededor de tres kilos de peso durante la carrera. "El mayor problema del que tienes que preocuparte en Malasia es del sobrecalentamiento", dice Riccardo Ceccarelli, médico del equipo. "No estamos tan preocupados por la deshidratación, porque cuando se suda con tales condiciones de humedad, el sudor no se evapora y se queda en la piel - es por eso que siempre se sienten los pilotos tan mojados y sudoroso. Sin embargo, debido a que el sudor no se evapora, hace que la temperatura suba, lo que lleva a un sobrecalentamiento, lo que provoca una gran caída en los niveles de concentración". Para evitar esto y la pérdida de rendimiento, la mayoría de los equipos de F1 han experimentado con diversas soluciones para mantener a sus pilotos despiertos. El hielo seco es un viejo conocido de todos, y se pone por dentro de los cascos de los pilotos, de los zapatos, de los guantes - básicamente en cualquier lugar en el que se sienta una mejora. Puede ser una solución a corto plazo, pero cada grado de enfriamiento cuenta. La buena ventilación del casco también es importante porque mantiene la cabeza (y el cerebro) fresco, que es lo primordial. Si hay tiempo, Riccardo incluso recomienda una ducha de agua fría justo antes de que el coche está en la parilla de salida. Los pilotos también deben seguir las órdenes del médico a su llegada a Malasia para aclimatarse a las condiciones locales. "Es importante que hagán algo de ejercicio tan pronto como llegan", explica Ricardo. "También tienen que cambiar su dieta y comer comidas ligeras como; frutas y hortalizas, porque una comida pesada requerirá más tiempo de digestión, lo que aumenta la temperatura del cuerpo." Así como ver lo que comen, los pilotos tendrán que beber muchos líquidos durante el fin de semana. La mezcla habitual que ingieré Robert incluye sales minerales especiales, potasio, magnesio e hidratos de carbono. Asimismo, la botella de bebida del cockpit desempeña un papel importante para mantener al piloto hidratado durante la carrera.