Noticias:

domingo, 21 de marzo de 2010

En memoria del gran Ayrton Senna.

Quien lo iba a decir aquel primer día de mayo de 1994, no creo que nadie pudiera tan siquiera imaginarlo, es cierto que fue un fin de semana oscuro, lleno de desgracias, pero nada podía hacer presagiar que ese domingo iba a ser el último día de la vida de un hombre y un piloto único y el primero del nacimiento de un mito. Todos sabemos que el tiempo es inexorable y que no se detiene ante nada, a veces el paso decrépito de los días nos hace olvidar lo importante que es vivir cada instante como si fuera el último. Ha llovido mucho desde que Ayrton Senna tuviese aquel accidente en la curva de Tamburello, para ser exacto más de quince años, y aun se le recuerda con cariño y nostalgia en todo el mundo. Incluso yo le hablo a mi hijo de 4 años de Senna y le enseño fotos que guardo como oro en paño, supongo que esperando que algún día pueda igualar sus proezas, he intentado que mi pasión sea suya. Mucho se ha escrito sobre él, se han dicho muchas cosas sobre su accidente, pero que importa eso, supongo que Ayrton murió haciendo lo que más le gustaba en la vida, pilotar un coche. Podría escribir en esta entrada muchos renglones, pero tampoco es mi inteción aburriros, solo quería dejar aquí latente mi admiración y devoción por el gran Ayrton Senna. ¡Feliz cumpleaños Ayrton allá donde estés! sin ti la Fórmula 1 nunca fue igual.