Noticias:

sábado, 10 de julio de 2010

Red Bull manda en Silverstone, Alonso no se rinde y les planta cara.

El piloto alemán Sebastian Vettel y su compañero de equipo el australiano Mark Webber, fueron como era de esperar los pilotos más rápidos sobre el trazado inglés de Silverstone, en el que el español Fernando Alonso fue el único de los adversarios que pudo mirarles de tú a tú y marcó el tercer mejor tiempo. Por detrás del bicampeón del mundo concluyó esta sesión de clasificación Lewis Hamilton. El piloto británico le saco el partido necesario a su MP4-25 y finalizo la clasificación en una buena posición, lo que le permitirá mañana luchar por el podio. En contraposición con la más que aceptable actuación de Hamilton esta la decepcionante clasificación que realizó el compañero de este en las flechas plateadas. Por más que Button se esforzó en sacarle provecho a su MP4-25 el británico no fue capaz y tendrá que conformarse con salir mañana en la decimocuarta posición. Al igual que Hamilton en McLaren, Nico Rosberg fue quién tuvo que sacar las castañas del fuego a su escudería y demostrar su potencial a falta de que su compañero de equipo lo hiciera. Tanto es así que el joven alemán marco la quinta vuelta más rápida al nuevo Circuito de Silverstone, mientras que su vecino de box, el séptuple campeón del mundo Michael Schumacher, solo pudo ser décimo, quedando el teutón incluso por detrás del Sauber de Pedro de la Rosa que fue noveno. Completaron el 'top ten'; Robert Kubica (6), Felipe Massa(7) y Rubens Barrichello (8). Desastrosa la clasificación que realizó el piloto brasileño que milita en las filas de la escudería italiana, y eso que durante toda la jornada de hoy y de ayer se había mostrado bastante competitivo, estando en muchas ocasiones a la par de los tiempos de Fernando Alonso. Tampoco pudo vencer el español Jaime Alguersuari (18) a su compañero de equipo, el suizo Sebastien Buemi, por lo que mañana el joven piloto catalán tendrá que arriesgar en la salida e intentar sobrepasarle para de este modo finalizar el Gran Premio por delante de él.