Noticias:

lunes, 23 de agosto de 2010

La Scudería Ferrari vuelve al trabajo con la esperanza de continuar con la remontada en Spa.

El parón por vacaciones en la Fórmula 1 ha llegado ya a su fin. Las dos semanas de cierre total por parte de todos los equipos terminó oficialmente en la medianoche de ayer y esta mañana todo el mundo se puso a trabajar a pleno rendimiento. De hecho no hay tiempo que perder ya que el Gran Premio de Bélgica, la decimotercera prueba del mundial, está en ciernes. Los dos F10 que serán utilizados por Felipe Massa y por Fernando Alonso se encuentran actualmente en el área de montaje de automóviles de Gestione Sportiva, donde se esta montando la configuración inicial que se utilizará en los entrenamientos libres. Hay también algunos nuevos componentes aerodinámicos que se introduzcan para esta carrera, lo más significativo será una versión actualizada del difusor: estos se pondrán a prueba en la pista el viernes y después los datos serán evaluados para posteriormente tomar una decisión al respecto de su uso en la calificación y la carrera.
Dentro de la fábrica en un instante se puede sentir la sensación de que todo el mundo quiere continuar con la lucha que se inició en Hockenheim y que continuó en Budapest. Después de la carrera de Spa viene Monza, la prueba en casa, que siempre tiene una atmósfera tan especial, también marca el final de la temporada europea. Disfrutando de los últimos momentos de este corto periodo estival estan también los pilotos: Felipe Massa pasó unos días de relax en Brasil, mientras que Fernando Alonso lo hizo entre Suiza y España. No se equivoquen, también llegarán a Spa con el mismo deseo que el resto del equipo.