Noticias:

sábado, 15 de enero de 2011

El estruendo de un Fórmula 1 sacude las cumbres heladas de Madonna di Campligio.

Como os avisábamos el pasado miércoles Luca Badoer, piloto de pruebas de la Scuderia Ferrari Marlboro hasta hace unos meses, fue el elegido para realizar la demostración sobre el lago helado que pone fin al 'Wrooom' cada año. Para realizar esta espectacular exhibición en Madonna di Campiglio Badoer se puso a los mandos de un F60, y entre trompos y derrapes el carismático piloto transalpino se despidió de una labor que ha desarrollado de forma continua durante trece años. Al finalizar el show Luca quiso agradecer a Maurizio Arrivabene de Philip Morris International su apoyo cuando este comenzó en la Fórmula 1. "Fue gracias a él que yo conduje un Ferrari de Fórmula 1 por primera vez en Zandvoort en 1995 y ahora aquí en el Wrooom por última vez". El monoplaza, que llevaba un diseño especial con el logotipo de Wrooom en la cubierta del motor, dio en total cinco vueltas al circuito helado e hizo enloquecer a la multitud que allí se agolpaba. Pirelli, único proveedor de la Fórmula 1 hasta finales de 2013, creo unos neumáticos especiales con clavos de 4.5 milímetros para que el bólido de Ferrari pudiera deslizarse con garantías sobre la superficie helada.