Noticias:

domingo, 27 de marzo de 2011

Sebastial Vettel vence en Australia, Petrov da la sorpresa y cruza la meta en tercera posición.

La carrera inaugural del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 cubrió esta mañana con todas las expectativas que se había marcado la FIA cuando decidió introducir una serie de normas que debían supuestamente mejorar el espectáculo.
El Gran Premio de Australia fue una carrera divertida en la que se pudieron ver pasadas, frenazos, derrapes, trompos y una infinidad de piruetas que al menos a mi me mantuvieron en alerta durante toda la transmisión de la carrera.
La prueba comenzó con Fernando Alonso partiendo desde la quinta posición, aunque durante los primeros compases de la carrera, cuando el asturiano y el resto de sus compañeros vieron ponerse el semáforo en verde, Alonso perdió varias posiciones con Petrov, Webber y Massa.
La cosas no pintaban nada bien para el asturiano después de completar la primera vuelta al trazado australiano, pero una vez más Fernando se centró en buscar soluciones y en no dejarse llevar por el nerviosismo, en una carrera que todavía ofrecería muchas sorpresas a sus protagonistas.
Con la moral bien alta Alonso comenzó a visitar la zona boxes, mientras que entre visita y visita se dedicaba a luchar de tú a tú con Webber y Petrov, los dos pilotos que más complicadas le pusieron las cosas al ovetense, aunque el último volvió a dejarle sin saborear las mieles del triunfo.
Como era de esperar el primero en ver ponerse la bandera a cuadros fue el vigente campeón del mundo, Sebastian Vettel, seguido por Lewis Hamilton, que buena parte del Gran Premio lo disputó con un problema en el fondo plano de su monoplaza, mientras que por detrás del piloto británico cruzo la línea de meta el verdugo de Alonso la temporada pasada, el archiconocido Vitaly Petrov, que realizó una carrera espectacular y mostró hasta dónde puede llegar el R31 en unas manos no muy experimentadas en el noble arte del pilotaje de monoplazas.
Por detrás del piloto ruso, y después de realizar un excelente trabajo, Alonso cruzó la meta en cuarta posición, un resultado que puede parecer estar bastante por debajo de lo que en un principio se esperaba del F150º Italia, pero que a mí me deja conforme.