Noticias:

sábado, 26 de marzo de 2011

Sebastian Vettel enseña en Albert Park lo que es conducir un monoplaza, el resto trata de entender como lo hace.

En estos instantes mi pregunta es: ¿y ahora qué? Si empezamos así el mundial mal vamos, o al menos vamos mal todos los seguidores de Fernando Alonso porque los fans de Red Bull o de Sebastian Vettel deben estar con una sonrisa de oreja o oreja.
Ya sé que aún queda mucho camino por recorrer, pero es que los que ahora vuelan sobre el asfalto australiano lo ganaron casi todo la temporada pasada y esta situación tan delicada a mí personalmente me da un poco de miedo.
Los que estén leyendo estos renglones sabrán a estas alturas que Vettel ha volado literalmente en Melbourne, es más creo que de no ser por el 'efecto suelo' el alemán a estas horas debería estar aterrizando en alguna de las hermosas islas que rodean Australia.
¿Y los demás que harán ahora? Supongo que pensar y buscar soluciones que les haga arrimarse a los chicos de la bebida energética, aunque eso por el momento es una misión compleja, por lo menos hasta que vayan llegando las deseadas actualizaciones a los monoplazas.
Pero si nos centramos en la clasificación y en la tabla de tiempos, podremos ver que las cosas no han cambiado mucho respecto de la temporada pasada.
McLaren esta por detrás de los Red Bull y Fernando Alonso se esmera en seguirles la estela a todos, una misión compleja a no ser que de la noche a la mañana encuentres la fórmula que te haga ser tan rápido como Vettel.
Para colmo Alonso tendrá de compañero en la parrilla a Petrov, el hombre que le dejo sin su tercer título mundial hace cosa de cuatro meses.
Veremos que ocurre mañana en el circuito semiurbano de Albert Park, aunque me da que mucho tienen que cambiar las cosas para que nuestras plegarias sean atendidas.