Noticias:

sábado, 21 de mayo de 2011

Mark Webber y Sebastian Vettel miran con calma a sus rivales, Alonso no se rinde.

Cuando terminó la primera práctica libre en el Circuito de Cataluña el pasado viernes no era difícil imaginar que Mark Webber y Sebastian Vettel iban a arrancar el Gran Premio de España desde las primeras posiciones, aunque con la incógnita de ver si Vettel sumaría una nueva pole o por el contrario sería su compañero de equipo el que tendría ese honor.
Finalmente fue Webber el que se llevo el gato al agua y eso que por un instante parecía que el alemán iba a repetir resultado, aunque al final no fue así.
Pero la mayor duda en estos primeros compases del Gran Premio residía en ver como respondía las mejoras que la escudería italiana Ferrari había introducido en el F150º Italia para esta carrera, unas mejoras que no estaban dando el resultado que todos esperaban en el equipo trasalpino, pero que gracias a la magia de Alonso en su última vuelta le hará arrancar mañana desde la cuarta posición.
Por delante del piloto asturiano, y con un escaso margen de diferencia, concluyó esta ronda clasificatoria Lewis Hamilton. El piloto inglés a punto estuvo de ver como Fernando le arrebataba 'in extremis' la tercera posición, un desenlace que finalmente no llegó a concretarse.
Lo que parece no tener solución es la supremacía del RB7 esta temporada. El monoplaza diseñado por Adrian Newey sigue siendo el coche a imitar y por mucho que se esfuercen el resto de los equipos parece que ese casi segundo de diferencia en clasificación será por ahora imposible de recortar.
Tendremos que esperar a que las ideas innovadoras dejen de fluir por la mente del ingeniero inglés o que los demás encuentren la panacea a sus problemas de falta de ritmo.