Noticias:

lunes, 13 de junio de 2011

Jenson Button arrebata la victoria a Vettel y arruina la carrera a Alonso.

La emoción y el espectáculo fueron los mayores alicientes que se pudieron ver esta tarde en el Gran Premio de Canadá, en una carrera que estuvo condicionada casi en su totalidad por la lluvia y las numerosas veces que el coche de seguridad tuvo que salir a pista.
Por todos es sabido que en los grandes premios en los que la lluvia hace acto de presencia cualquier cosa puede ocurrir y en esta ocasión no iba a ser diferente.
Minutos antes de que se diera la salida los comisarios de la FIA decidieron que lo mejor sería comenzar la prueba con el safety car en pista. Esta solución cuestionable, dejo a los aficionados de todo el mundo sin la posibilidad de disfrutar de la parte más emocionante de la carrera y le resto sustancialmente espectacularidad.
Pero aun quedaba muchas vueltas que dar al emblemático trazado de Gilles Villeneuve y la suerte no iba a tratar por igual a los contrincantes que se medían en el circuito.
Según iban pasando los minutos las excursiones por fuera de la pista se iban sucediendo y los adelantamientos hasta al límite también.
El más activo sobre el trazado canadiense fue, como no podía ser de otra manera, el piloto británico Lewis Hamilton, que trataba de ganar contra viento y marea algunas posiciones. Las ansias del inglés no entendían de nada y en una lucha sin sentido con su compañero de equipo termino rompiendo el eje trasero de su coche, obligándole a abandonar la carrera.
Viendo el panorama y las dificultades a las que tenían que enfrentarse los pilotos se decidió que lo mejor era neutralizar la carrera.
Pero poco antes de que se tomará esta decisión algunos pilotos, entre los que se encontraba Fernando Alonso, decidieron que lo mejor era cambiar sus neumáticos de lluvia extrema por lo intermedios, idea esta que les supuso un lastre y que les obligo a tener que volver a boxes para cambiar nuevamente de ruedas.
Casi dos horas después de la neutralización la carrera arrancó de nuevo liderada otra vez por el coche de seguridad y con los mismos problemas en pista, las salidas y los accidentes se iban sucediendo, hasta que Fernando Alonso abandono en la vuelta 37 cuando trataba de defender su posición de los ataques de Jenson Button.
Con Alonso y Hamilton fuera de la lucha el pastel a repartir entre el resto era mayor y algunos pilotos realizaron en la pista una labor impresionante.
Me quedo con el pedazo de carrera que hizo Felipe Massa, que cruzó la línea de menta en sexta posición y se mereció un mejor resultado, con el trabajo impecable de Jenson Button, que pese al adelantamiento a Alonso supo jugar muy bien sus cartas y gano la carrera de una forma magistral, presionando hasta el último instante a Sebastian Vettel.
Loable fue también el trabajo que hizo Michael Schumacher con un coche mucho menos competitivo que el de sus rivales más directos. Pese a esto el heptacampeón del mundo concluyó en cuarta posición y de no ser por la falta de velocidad punta de su coche habría terminado en el podio.
No podía dejar fuera la labor soberbia que hizo Alguersuari. El catalán cruzó la línea de meta en la octava posición y sumo sus primeros puntos de la temporada, tras concluir una carrera brillante.
La próxima cita será dentro de 15 días en el Circuito Urbano de Valencia, esperemos que para entonces veamos a Alonso subido en lo más alto del podio escuchando el himno español.