Noticias:

lunes, 6 de junio de 2011

Mosley critica duramente la decisión de celebrar el Gran Premio de Bahrein.

Max Mosley, anterior presidente de la Federación Internacional de Automovilismo, ha criticado duramente la decisión de celebrar el Gran Premio de Bahrein en octubre, al tiempo que ha destacado que hacer esto convierte a la Fórmula 1 en "uno de los instrumentos de represión del Gobierno" del país árabe.
"Con esta decisión, la Fórmula 1 se convierte en cómplice de lo que ha pasado, se convierte en uno de los instrumentos de represión del Gobierno de Bahrein. Es un error que no se olvidará y que, si no se rectifica, tendrá un alto coste para la Fórmula 1", criticó Mosley en una columna en el diario Sunday Telegraph. "Si yo estuviera al frente de la FIA, esta carrera se celebraría sólo por encima de mi cadáver".
Así mismo el ex mandatario entiende que "no es la función de un organismo deportivo tratar de dictar a los gobiernos lo que pueden y no pueden hacer" y que la FIA no puede permitirse el lujo de ser utilizada con fines políticos.