Noticias:

domingo, 26 de junio de 2011

Vettel vence una vez más, Alonso más cerca de los Red Bull.

La exhibición de pilotaje que desplegaron los pilotos españoles en el Circuito Urbano de Valencia esta tarde hizo las delicias de miles de espectadores que se agolpaban en las gradas del trazado valenciano, en el que ha sido el último gran premio que se disputará esta temporada en tierras españolas.
No pudo terminar mejor el Gran Premio de Europa para la escuadra de pilotos españoles que compiten en el gran circo, con Fernando Alonso y Jaime Alguersuari segundo y octavo respectivamente.
La carrera estuvo muy reñida y las batallas en la pista se iban sucediendo según se iban completando las vueltas a esta calurosa carrera.
Desde el principio Alonso tenía claro que para alcanzar uno de los podios que aún se le resistían en la Fórmula 1 debía arriesgar. Y así lo hizo el asturiano, que antes de completar la primera vuelta ya había ganado una posición tras realizar un adelantamiento increíble a su compañero de equipo, el piloto brasileño Felipe Massa.
Después de esto el siguiente paso era adelantar a Mark Webber y subir al segundo cajón del podio para sumar el mayor número de puntos posibles en el campeonato.
No fue fácil para el ovetense alcanzar este objetivo a pesar de que su coche tenía un ritmo de carrera mucho más constante que el del australiano. Pero como siempre el carácter combativo de Alonso obtuvo recompensa y en la vuelta veintiuno el bicampeón del mundo adelanto en la primera zona del DRS a Webber, aunque tras la parada en boxes el australiano recupero su posición y Alonso tuvo que volver al ataque para recuperar el segundo lugar.
Finalmente el piloto español cruzo la línea de meta segundo por delante de Mark Webber y por detrás del Sebastian Vettel, que continua siendo el líder indiscutible del campeonato. 
Junto con la épica carrera realizada por Alonso cabe destacar el impresionante trabajo que Jaime Alguersuari realizó a los mandos su Toro Rosso.
A priori la carrera no iba a ser un camino de rosas para el piloto catalán, pero Jaime tenía claro que podía invertir esta situación y tras adelantar en innumerables ocasiones desde la decimoctava posición cruzo la línea de meta en octavo lugar, completando así un gran premio increíble en el que solo su capacidad como piloto le llevo a lograr ese objetivo.