Noticias:

domingo, 18 de marzo de 2012

McLaren y Red Bull se reparten el podio en Melbourne, Alonso hace magia y termina quinto.

En carreras como la de hoy se aprende que hasta la bandera a cuadros nada esta decidido y que vale la pena intentarlo hasta el último instante.
Alonso esta mañana no lo tenía nada fácil, su coche habia sido más lento que el de sus rivales durante todo el fin de semana, pero como siempre el asturiano ha sabido sacar de donde el resto pensábamos que era imposible obtener algo y nos ha demostrado, con un quinto puesto, que con perseverancia todo se puede alcanzar.
Igual de memorable ha sido el trabajo que ha realizado Pastor Maldonado a los mandos de un irreconocible Williams. El venezolano ha estado muy cerca de completar hoy el mejor gran premio de su carrera deportiva, pero cuando faltaban pocos metros para cruzar la línea de meta ha perdido el control de su monoplaza que ha terminado impactando contra el muro que delimita el recorrido del circuito.
Este desafortunado incidente ha hecho que Maldonado perdiera toda opción de terminar en sexta posición y le ha relegado a la décimo tercera plaza.
Da la impresión que esta carrera ha mandado callar a mucha gente y ha regalado lecciones magistrales a otra tanta.
En primer lugar; McLaren y Red Bull en carrera tienen ritmos muy similares, al menos así se ha visto en Melbourne, ¿y Mercedes GP?, ¡por dios que ha pasado con la emblemática escudería alemana que no ha sido capaz de obtener el resultado que se merecía!, es algo inaudito.
Michael Schumacher ha terminado abandonando la carrera a la primera de cambio y Nico Rosberg ha finalizado en la decimosegunda posición.
Finalmente no ha habido suerte y el podio ha sido un juego en exclusiva para McLaren y Red Bull, que se ha repartido ellos solitos las cuatro primeras posiciones.
El vencedor de la carrera ha sido Jenson Button, por detrás del piloto inglés han visto ponerse la bandera a cuadros en segunda y tercera posición el alemán Sebastian Vettel y el británico Lewis Hamilton.