Noticias:

martes, 20 de noviembre de 2012

Fernando Alonso: "Confío en mí mismo y en el equipo, y lucharemos hasta el final".

Poco a poco se acerca el momento más importante de la temporada para Fernando Alonso y para la escudería Ferrari. Todos en el equipo italiano saben que en un corto espacio de tiempo el esfuerzo y trabajo de toda una temporada puede perderse en el olvido.
Alonso, que este próximo domingo volverá a estar a un paso de sumar su tercer título mundial, sabe que en un momento tan crucial como el que vivirán lo más importante es que todo salga a la perfección.
"Quedan 71 vueltas en las que se decidirá todo. El esfuerzo de meses se concentrará en poquísimo tiempo. Luego lo que pase, pasará, y lo importante es que hagamos todo a la perfección: la suerte es lo único que no está bajo nuestro control. Sabemos que podría ser suficiente con subir al podio", ha afirmado el bicampeón del mundo que ha participado hoy en una mesa redonda organizada por Kaspersky Lab.
Enfrentarse al Red Bull de Sebastian Vettel con el malogrado F2012 será desde el principio una tarea complicada, las posibilidades de alcanzar el éxito serán escasas y deberán, como ha asegurado Alonso, luchar hasta el final.
"Confío en mí mismo y en el equipo, y lucharemos hasta el final. Somos honestos con nosotros mismos y con nuestros aficionados: sabemos que no somos competitivos, pero si aún estamos en la lucha es gracias al equipo, que es el mejor de todos. Tendremos algunas pequeñas mejoras, pero los demás también las llevarán, con lo que la situación no cambia mucho. Quizás encontrar una buena puesta a punto pueda marcar la diferencia, o la forma en que el coche se adapte al circuito".
Quizá para muchos ganar este fin de semana en Interlagos podría ser la revancha de lo que ocurrió en Abu Dabi en 2010, pero el piloto asturiano no lo ve así.
"No, creo que nos haría muy felices, y para el noventa y nueve por ciento de la gente Ferrari es algo especial, con todo el mundo dando el cien por ciento o más, puesto que se sienten parte de esta familia. No sólo en Fórmula Uno, también en la parte industrial, porque cuando ven pasar un Ferrari por la calle saben que una parte de ese coche, por muy pequeña que sea, la han hecho ellos".