Noticias:

martes, 4 de abril de 2017

Fiat organiza dos jornadas para disfrutar conduciendo el 124 Spider por la Costa Brava.

El nuevo Fiat 124 Spider ha completado una ruta por la Costa Brava por las carreteras más míticas de la zona. Se tratan de tramos que forman parte de la historia del mundo de los rallyes y, sin duda, representan el entorno ideal para disfrutar de la conducción de este deportivo descapotable.
Durante dos jornadas, periodistas de toda España tuvieron la oportunidad de conocer la esencia del 124 spider en unas localizaciones idílicas. La ruta comenzó en la Estación de Renfe de Girona y, desde allí, se dirigían hacia la costa. La primera parada de este recorrido tuvo lugar en la Taverna del Mar: un establecimiento histórico catalogado como Bien de Interés Local en la localidad de S'Agaró.
Después de tomar un aperitivo contemplando el mar Mediterráneo, el grupo continuó su viaje por la preciosa carretera Gi-682. Sin duda, un tramo repleto de curvas que permitió a los asistentes comprobar el rendimiento del Fiat 124 spider equipado con el motor de cuatro cilindros turbo de 1,4 litros con la fiable tecnología MultiAir y con una potencia de 140 CV con 240 Nm de par a solo 2.250 rpm.
Este recorrido de 20 kilómetros es emocionante, las curvas se enlazan una tras otra y es la localización perfecta para que los periodistas analizaran la suspensión de doble triángulo superpuesto en la parte delantera, el sistema multilink en la parte trasera y la precisa dirección de asistencia eléctrica.
Esta carretera forma parte de la historia del Fiat 124 spider. El modelo original de 1966 venció el Rallye Costa Brava de 1972 que se disputó por la conocida "carretera de las 1.000 curvas" conducido por Raffaele Pinto y Luigi Macaluso.
El Hotel Boutique Casa Granados de Tossa Mar fue la localización escogida para la realización de la conferencia de prensa y posterior almuerzo. Este establecimiento, restaurado hasta el mínimo detalle, se encuentra situado en la antigua casa del famoso compositor y pianista Enrique Granados. Sus vistas a la ciudadela de Tossa de Mar son impresionantes.
Después de recuperar fuerza, el grupo de periodistas tomó rumbo por la carretera GIP-6821. Un trazado de curvas amplias y asfalto perfecto que resultan perfectas para examinar la equilibrada puesta a punto del chasis del nuevo Fiat 124 spider.