Noticias:

martes, 18 de abril de 2017

Nakamura, ingeniero principal de Honda, asegura que la situación es decepcionante.

La balsa de aceite que suponía para el equipo McLaren Honda los test de temporada en Baréin ha sido para la escudería británica de todo menos eso, en otra jornada repleta de problemas para los ingleses con su MCL32.
Al respecto el ingeniero principal de Honda, Satoshi Nakamura, visualizó los numerosos problemas que encontró nuevamente su equipo como preocupantes aunque aseguró que trabajarán para solucionarlos con todos los medios.
"En el día de hoy esperábamos trabajar para mejorar nuestra fiabilidad tras los problemas que tuvimos durante el Gran Premio de Bahrein. Pero por desgracia, nos enfrentamos a un problema de fuga de agua en el ERS justo después de completar las vueltas de instalación, que sucedió de manera similar a los problemas del fin de semana. Todavía está bajo investigación si la cuestión que tenemos hoy es lo mismo que el de la semana pasada, y también estamos investigando si esas cuestiones están relacionadas con las características específicas de Bahrein, como el clima o el diseño del circuito. Estamos trabajando duro para resolver estos problemas antes del Gran Premio de Rusia", afirmó el japonés.
Así mismo calificó la situación actual de la escudería anglosajona de decepcionante pero recordó que mañana contaran con otro día pare revertir la situación. 
"Es decepcionante que no pudiéramos completar muchas vueltas en el primer día de pruebas, y es una vergüenza para Oliver, que no fue capaz de sacar a su día en el coche el máximo provecho. Sin embargo, todavía tenemos un día más para salir mañana. Estaremos buscando completar tantas vueltas como sea posible para continuar con nuestro desarrollo tanto en fiabilidad como en rendimiento", destacó.