Noticias:

miércoles, 26 de abril de 2017

Opel presenta en sociedad su nuevo coche eléctrico.

Opel presenta el primer vehículo eléctrico que permitirá a la mayoría de los compradores de coches convertirse a la electromovilidad; una nueva forma de conducir que abre el próximo capítulo en la historia del automóvil. Para casi el 90 por ciento de los conductores que se mueven cada día entre el hogar y el trabajo, la batería de ion-litio de 60 kWh y el diseño orientado a la eficiencia del Ampera-e permiten conducirlo como un automóvil convencional y conectarlo luego para cargar la batería.
Opel está lanzando primero el Ampera-e en los países que ya tienen algún tipo de infraestructura VE o han mostrado su intención de convertirse en líderes en lo que a VE se refiere. El Ampera-e ya está a la venta en Noruega, el mercado de vehículos eléctricos más maduro de Europa, y Alemania, Holanda y Suiza le seguirán este año. El VE, “das Elektroauto”, estará disponible para pedidos con un precio a partir de 39.950€ en Alemania.
El Opel Ampera-e redefine la electromovilidad con su autonomía eléctrica de más de 520 km (basada en NEDC): al menos 100 km de autonomía adicional que el que ofrece su rival de segmento más cercano. Si bien el NEDC es importante para comparar, en el mundo real influyen en la autonomía factores como las características de la calzada, las condiciones meteorológicas, el estilo de conducción o la carga adicional. Por lo tanto, Opel también realiza pruebas con el Ampera-e similares al perfil de velocidades definido en el ciclo de conducción WLTP [2] (procedimiento de prueba abreviado). En el WLTP, los resultados se acercan más al comportamiento real de conducción. Y el Opel Ampera-e también da la talla aquí; basándose en estas pruebas, los ingenieros estiman que la autonomía en ciclo WLTP combinado es superior a los 380 kilómetros. Naturalmente, en el uso cotidiano la autonomía variará y dependerá de los hábitos de conducción y factores externos. Por tanto, el mayor obstáculo para comprar vehículos eléctricos –la preocupación por la autonomía– pasa a ser cosa del pasado; y a pesar de su potencial futuro y las ventajas medioambientales que ofrece la movilidad eléctrica, el Ampera-e ofrece la aceleración de un potente coche deportivo tradicional.

El enfoque en la eficiencia y el rendimiento queda patente en la arquitectura intencionada del Ampera-e. Compacto por fuera, el Ampera-e tiene un interior más espacioso que el Astra de mayor tamaño. Con el habitáculo situado encima del paquete de la batería, que está montado debajo del suelo, los asientos quedan en posiciones más altas y crean una “sensación de SUV” que es cada vez más popular entre los nuevos compradores de coches.