Noticias:

lunes, 3 de abril de 2017

Toyota afrontan la cuarta carrera de la temporada del WRC con el objetivo de continuar aprendiendo.

El equipo Toyota GAZOO Racing World Rally Team (WRT) y sus pilotos, Jari-Matti Latvala y Juho Hänninen, juntos a sus copilotos, Miikka Anttila y Kaj Lindström, ponen rumbo a la isla de Córcega para la cuarta cita del Campeonato Mundial de Rallys —World Rally Championship (WRC)— de la FIA, del 6 al 9 de abril.

El clásico Tour de Corse es la ronda francesa del WRC y la primera carrera de la temporada que se desarrolla únicamente sobre asfalto, tras las carreteras heladas de Montecarlo, la nieve de Suecia y la gravilla de México. Aprender y seguir desarrollando el Yaris WRC siguen siendo las principales prioridades en la primera temporada de regreso de Toyota al WRC, a pesar del arranque excepcionalmente positivo, con un podio y una victoria en las dos citas iniciales, y de que el equipo es actualmente segundo tanto en la clasificación de constructores como en la de pilotos, en este caso de la mano de Jari-Matti Latvala.
El Tour de Corse, que volvió al calendario del WRC en 2015 tras seis años de ausencia, es famoso por sus tramos de asfalto estrechos y sinuosos, que le han valido el sobrenombre de ‘El rally de las 10.000 curvas’. Con tramos montañosos flanqueados por paredes rocosas a un lado y abruptos desniveles al otro, así como numerosos cambios de superficie, los pilotos tienen que usar todos sus sentidos. La abrasión del asfalto y la longitud de las especiales también hacen que el desgaste de los neumáticos sea un factor a tener muy en cuenta.
El rally francés tiene su sede en Bastia, pero saldrá de la capital de la isla, Ajaccio, este viernes 7 de abril, en una jornada que comprenderá dos vueltas a dos tramos, de unos 30 kilómetros cada uno, que se recorren dos veces. A mediodía no hay asistencia mecánica completa, solo cambio de neumáticos. El sábado, día 8, se realizan dos pasadas a sendos tramos cerca de Bastia, hacia el norte, con casi 132 kilómetros. El rally concluye el domingo 9 de abril con una Power Stage de 10,42 kilómetros cerca de Porto Vecchio, después de la especial más larga de la carrera, los 53,78 kilómetros de Antisanti a Poggio di Nazza.
Latvala ganó el Tour de Corse en su regreso al WRC, en 2015, tras haber vencido también en Francia, aunque esa vez en Alsacia, la temporada anterior. Hänninen, por su parte, cuenta con una participación anterior en Córcega, en 2008, donde ganó en la categoría de coches de producción. Antes del inicio del rally, todos los pilotos habrán realizado dos jornadas de pruebas en la misma Córcega, por carreteras muy similares a las que recorrerán durante la prueba mundialista. 
Tommi Mäkinen — Director de Toyota GAZOO Racing WRC
“Las pruebas han ido muy bien, con la introducción de nuevos elementos en el Yaris WRC y, por lo que hemos visto hasta ahora, nuestro rendimiento sobre asfalto se presenta prometedor. Esperamos tener el coche adecuado para conseguir un buen resultado, pero nuestro objetivo sigue siendo el mismo: solo queremos acumular experiencia y aprender. Veo muchos aspectos positivos de cara a este rally: en primer lugar, a Jari-Matti le gusta la carrera y está muy animado, y cuando un piloto tiene esa mentalidad suele rendir mejor. Será segundo en la carretera, pero en Córcega eso no debería suponer ningún problema, ya que se puede recortar muy poco en las curvas y la carretera estará en buenas condiciones cuando pase. Por otra parte, Juho ya está totalmente recuperado de su enfermedad. A pesar de no encontrarse bien pudo terminar el Rally de México y conseguir algunos puntos con una gran actuación, así que eso le dará aún más confianza ahora que vuelve a estar en plena forma”.
Jari-Matti Latvala — Piloto Yaris WRC nº 10
“Córcega es una carrera muy importante para mí: cuando gané allí significó muchísimo para los finlandeses, porque siempre era un rally complicado, tras el accidente de Henri Toivonen en 1986, y a mis compatriotas nunca se les solía dar muy bien. Ahora creo que las cosas han cambiado, y desde luego correr rallys es mucho más seguro. Las pruebas fueron muy bien, y recorrimos 380 kilómetros en dos días, con una jornada por carreteras estrechas y desiguales y otra por vías más rápidas y abrasivas. En el rally tendremos un poco de cada, y me parece que hemos dado con una buena configuración entre los dos escenarios, probando con varios ajustes de amortiguación. Después de Montecarlo ya tenemos una idea del potencial del Yaris WRC sobre asfalto, y las sensaciones que tengo ahora con el coche son mucho mejores que tras las pruebas para aquel rally. Sin embargo, nuestros rivales van a estar muy fuertes, como ya hemos visto en los demás rallys, así que no podemos dar nada por sentado. Seguimos concentrados en nuestra labor de mejorar el vehículo rally tras rally. Hasta ahora estamos cumpliendo ese objetivo, así que estoy satisfecho”.
Juho Hänninen — Piloto Yaris WRC nº 1

“Me siento mucho mejor ahora que antes, así que tengo ya ganas de ir a Córcega; además, me apetece volver al asfalto. Solo he competido una vez en este rally, hace ya tiempo, aunque también hice el reconocimiento de ruta el año pasado. Por eso he confiado mucho en los consejos de Jari-Matti sobre cómo ajustar el coche, y de momento me está yendo muy bien. Para mí, las sensaciones del coche son bastante parecidas a las que tenía en Montecarlo, y eso es bueno, porque allí me sentí realmente bien con el coche. La principal diferencia en Córcega radica en los neumáticos, y por eso hemos estado estudiando cómo sacarles el máximo partido, especialmente en las especiales largas. En México aprendimos que si perseveras puedes conseguir un buen resultado, incluso si las circunstancias están en tu contra, y esa es un poco la filosofía de Toyota este año: vamos a seguir intentando mejorar el coche cada vez más”.