Zone F1 - Automovilismo, Fórmula 1, Karting - Coches

Noticias:

miércoles, 24 de mayo de 2017

Cinco puntos clave para conocer aún mejor el nuevo Toyota C-HR.

El Toyota C-HR, el crossover que ha revolucionado el segmento C-SUV, todo un éxito de ventas desde que llegó al mercado a finales de 2016, es mucho más que un impactante diseño, un habitáculo de gran calidad, un eficiente sistema de propulsión híbrido o una amplia dotación de equipamiento.  Guarda un sinfín de aspectos menos conocidos, características que merece la pena poner de relevancia.
Cool Hybrid Revolution
El Toyota C-HR toma su nombre de tres palabras en inglés. Las siglas C-HR corresponden a Cool Hybrid Revolution, o lo que es lo mismo, la revolución híbrida de moda. Porque el Toyota C-HR tiene el diseño más “cool” del segmento, es híbrido porque se propulsa gracias a la conjunción de un motor de gasolina y otro eléctrico que entregan 122 CV y es una revolución porque es el primer SUV híbrido de sus características.
Del prototipo al modelo de producción, prácticamente sin variación
El nuevo Toyota C-HR se inspira en los prototipos que Toyota presentó en el  Salón del Automóvil de París de 2014 y en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 2015. Su éxito, tanto entre el público como entre la prensa especializada, hizo que los diseñadores de Toyota, a la hora de dar forma al modelo de producción, tuvieran claro que lo mejor era trasladar la imagen del prototipo casi sin variación. Y así ha sido, lo que ha permitido que el Toyota C-HR sea el SUV más llamativo e impactante de los últimos tiempos.
Plataforma GA-C: el centro de gravedad más bajo del segmento
Tras su estreno en la cuarta generación del Toyota Prius, el pionero de la tecnología híbrida, la Nueva Arquitectura Global de Toyota —Toyota New Global Architecture (TNGA)— ha comenzado a expandirse. En base a ella se ha desarrollado la plataforma GA-C del nuevo Toyota C-HR, cuyo diseño ha permitido dotar al nuevo crossover de Toyota de un centro de gravedad muy bajo, el más bajo de todo su segmento.
Esto permite  una conducción más intensa y un tacto de conducción más equilibrado, con un mínimo balanceo de la carrocería. TNGA también garantiza una posición al volante realmente baja, si bien a diferencia de Prius, en el nuevo C-HR el conductor se sitúa algo más elevado, dominando la escena, como es del gusto del cliente crossover.
Emoción e individualidad, signo de distinción del cliente C-HR
El Toyota C-HR se dirige a un perfil de cliente muy claro y singular, aquel que se guía por consideraciones emocionales, clientes que buscan una individualidad y ser los primeros en probar nuevos productos y experiencias. Estilo, calidad y exclusividad diferencial son factores esenciales en todas sus compras y su vehículo es una extensión de su personalidad. Todo ello se ve reflejado en el Toyota C-HR, la mejor propuesta para este perfil de cliente exigente y a la última.
Sonido de sala de conciertos
Uno de los equipamientos disponibles para el nuevo Toyota C-HR es el equipo de sonido JBL de 576 watios y nueve altavoces, que cuenta con un amplificador estéreo de ocho canales y unas guías de ondas acústicas de nueva patente, conocidas como horn tweeters. Este equipo de sonido es el resultado de una colaboración especialmente estrecha entre los ingenieros de JBL y Toyota, para cuyo desarrollo se tuvo muy en cuenta la opinión de los clientes: sus comentarios determinaron  la orientación de los altavoces y el uso de los horn tweeters, para conseguir un sonido más claro y nítido, digno de las mejores salas de conciertos.