Noticias:

viernes, 26 de mayo de 2017

Fórmula 2 - Oliver Rowland termina con su mala suerte en Mónaco.

Oliver Rowland terminó con la mala suerte que le ha acompañado siempre en el Circuito de Mónaco esta tarde, después de proclamarse vencedor en una épica carrera que disputó la Fórmula 2 por las calles del trazado monegasco.
El británico, que tras cruzar la linea de meta admitió que tenía pocas expectativas para la carrera, obtuvo una victoria que dejo latente que en Mónaco todo puede pasar y recorto, con este triunfo, la distancia con Charles Leclerc en el campeonato a sólo 3 puntos. 
Cuando las luces se apagaron Leclerc y Alexander Albon se mantuvieron en cabeza al llegar a Ste Devote, con Rowland pisándoles los talones junto con Matsushita, que adelanto a Markelov mientras se dirigían hacia la plaza del Casino. 
Ambos pilotos de cabeza intercalaban las vueltas rápida que les permitían obtener una clara ventaja con sus perseguidores, pero un accidente de Nicholas Latifi en el túnel obligó a los comisarios a sacar el coche de seguridad.
Para aquellos que empezaron la carrera con el compuesto superblando, liderados por Luca Ghiotto en la novena posición, supuso una bendición, pero para los demás dejo una pregunta en el aire que debía ser contestada rápidamente: o cambias de neumáticos o mantienes tu estrategia y continuas tirando hasta abrir el espacio suficiente.
Albon no lo dudo un instante y entro en boxes para cambiar sus ruedas, saliendo poco después por delante Ghiotto, mientras que Rowland se colocaba segundo por detrás de Leclerc.
La carrera se relanzo en la vuelta doce y una vez más Leclerc tomo las riendas de la cabeza, con Rowland pisándole los talones seguido de Matsushita y Markelov.
Pero nuevamente un accidente neutralizo la carrera, circunstancia que aprovecho Leclerc para hacer su parada en boxes, aunque una vuelta más tarde un fallo humano arruinó su carrera y le obligó a abandonar.
Después de eso Rowland únicamente debía mantener la ventaja hasta que viera la bandera a cuadros, y así lo hizo, mientras que por detrás Markelov y Matsushita se repartían los dos puestos restantes del podio.
Por su parte el español Sergio Canamasas terminó en décima posición en una de las carreras más emocionantes que se recuerdan.