Noticias:

martes, 30 de mayo de 2017

Los primeros Volvo S90 llegarán a Europa por un novedoso enlace ferroviario.

Volvo Cars se ha convertido en el primer fabricante de automóviles del mundo que exporta a Europa vehículos fabricados en China por vía ferroviaria utilizando la nueva ruta de la seda o, como se conoce oficialmente, la iniciativa comercial «One Belt, One Road».
Los primeros S90 construidos en la fábrica de Daqing, llegarán esta semana al centro de distribución de Zeebrugge, en Bélgica.
Los vehículos llegarán a Bélgica a través del recién inaugurado enlace ferroviario China‑Europa. Esta conexión reduce en dos tercios el tiempo necesario para hacer el viaje por vía marítima, lo que significa que los clientes recibirán sus automóviles con mayor rapidez después de hacer el pedido.
La ruta ferroviaria combina la estrategia global de fabricación y logística de Volvo con el flujo comercial de miles de millones de euros entre China y Europa y la llamada iniciativa One Belt, One Road, que pretende recuperar la antigua ruta de la seda para abrir una nueva era del comercio global.
Este enlace ferroviario también demuestra que China se está convirtiendo en un centro global de fabricación y exportación de productos de alta calidad para el consumidor final.
En 2015 Volvo se convirtió en el primer fabricante occidental que exportó a EE. UU. un vehículo premium fabricado en China: el S60 Inscription. En noviembre del año pasado, Volvo comenzó a fabricar en Daqing versiones de alta gama de su S90 con destino a la exportación global y pronto fabricará allí todos los vehículos S90 de la gama con idéntico destino.
Además de reducir el tiempo de espera de los clientes, el ferrocarril es una opción más inteligente en cuanto al impacto medioambiental de las operaciones logísticas. En la misma distancia, las emisiones de CO2 por tonelada/km se reducen un tercio en comparación con el transporte marítimo. En este caso el ahorro será aún mayor, ya que la distancia es más corta.
Cada uno de los trenes exclusivos de Volvo que viajan de Daqing a Zeebrugge transporta unos 225 vehículos en unos contenedores especialmente diseñados.
En cada contenedor viajan tres vehículos colocados en diferentes ángulos para aprovechar al máximo el espacio interior. Unas fijaciones especiales garantizan que los automóviles estén bien sujetos y no se muevan durante el transporte.
Inicialmente los trenes saldrán de Daqing una vez a la semana, aunque se prevé que esta frecuencia aumente con la demanda.
Los primeros S90 llegarán a Zeebrugge el 31 de mayo, en la misma semana en la que el primer ministro chino Li Keqiang visitará Bélgica. Durante su visita, Li Keqiang tiene previsto reunirse con el presidente de Volvo Cars, Li Shufu, y el CEO Håkan Samuelsson.