Noticias:

miércoles, 14 de junio de 2017

Dunlop se enfrentará a un nuevo desafío en Le Mans.

En 2016, Dunlop regresó a las carreras de GT en el Campeonato del Mundo de Resistencia de la FIA (WEC), consiguiendo los títulos de equipos y pilotos, cinco victorias y nueve podios con Aston Martin Racing. La gran novedad para 2017 es un cambio completo en el reglamento de neumáticos. La temporada pasada no hubo restricciones de neumáticos sobre el número de especificaciones en la clase GTE Pro, pero este año hay controles estrictos para los neumáticos de seco, con sólo tres opciones de seco disponibles para la temporada completa del WEC. El número de neumáticos también se ha reducido, con 16 menos que en 2016; un total de 96 para los entrenamientos libres, la clasificación y la carrera.
Los cambios traen nuevas exigencias para los neumáticos y diferentes criterios para los diseñadores e ingenieros de neumáticos. Ahora la vida de los neumáticos es más decisiva, al igual que su rendimiento a través de las diferentes pistas que figuran en el calendario del WEC. Los mismos neumáticos deben ser capaces de rendir en circuitos de menos agarre como México, y en pistas de clima caliente como el Circuito de las Américas, con la posibilidad de ambos extremos en Le Mans. El clima y las temperaturas no se pueden prever antes de que los neumáticos sean especificados y producidos con mucha antelación a la carrera, por lo que las especificaciones deben ser aptas en todas las condiciones posibles. Hace dos semanas, en las 24 Horas de Nürburgring, la carrera comenzó con temperaturas cálidas de hasta  50ºC en pista que luego descendieron hasta tan sólo 18ºC por la noche.
Las ventanas de funcionamiento son clave. Los neumáticos de Dunlop están diseñados para proporcionar un rendimiento consistente en múltiples relevos: una, dos o tres horas de carrera con el mismo juego de neumáticos, que se mantienen durante varias paradas de
combustible, sin sufrir caídas significativas en cuanto a rendimiento ni agarre tanto en mojado como seco. La temperatura puede sufrir grandes variaciones: durante las tres horas desde el amanecer hasta el calentamiento del sol la temperatura de la pista puede cambiar en torno a 15 grados. Las condiciones también pueden variar ampliamente en la pista de 13 km, con la recta de boxes a pleno sol y con fuerte lluvia en la curva de Mulsanne. La versatilidad se demostró en las 24 horas de Nürburgring hace poco más de dos semanas, donde Dunlop obtuvo su 18ª victoria en la carrera de 24 Horas de 2017 con el Audi R8 LMS GT3 de Land Motorsport y tres de los cinco primeros eligieron Dunlop.
En las 24 Horas de Le Mans de este año, Dunlop también suministra a más de un fabricante: 2016 vio cuatro Aston Vantage en las dos clases, mientras que en 2017 los dos Aston 'GTE Am' se unen a su hermano Vantage para TF Sport y a tres Porsche 911 RSR. Mientras que los compuestos siguen siendo los mismos para ambos fabricantes, las construcciones se hacen a medida de cada chasis.