Noticias:

jueves, 8 de junio de 2017

El equipo Audi EKS espera obtener un buen resultado en el Circuito de Hell.

El circuito de Hell, en Noruega, acogerá el próximo fin de semana la sexta prueba del Campeonato Mundial FIA de Rallycross. En un circuito localizado cerca de Trondheim, que recuerda a una montaña rusa por sus grandes desniveles, 22 pilotos se jugarán la victoria del 9 al 11 de junio. El Campeón del Mundo de WRX, Mattias Ekström, ocupa el segundo lugar de la clasificación de pilotos después de haberse disputado cinco de las doce pruebas que componen la temporada, mientras que EKS está en la tercera posición de la clasificación por equipos.
La sexta prueba del Campeonato Mundial FIA de Rallycross no será únicamente el ecuador de la temporada para el equipo EKS. El circuito de Hell también tiene un importante papel en la historia del equipo. Fue en Noruega, el 14 de junio de 2014, cuando comenzó la aventura del rallycross para Mattias Ekström y su escuadra. “Aquel fue un momento muy, muy estresante”, recuerda Ekström. “Antes del primer fin de semana de carrera todo el equipo trabajó en turnos de noche”. Incluso, debido a las largas jornadas de preparación, el motor para el segundo Audi S1 EKS RX quattro tuvo que llegar en helicóptero. Sin embargo, el esfuerzo mereció la pena para Ekström: “Al comienzo de la primera carrera, tenía todo el cuerpo con piel de gallina”.
El actual campeón del mundo de WRX tuvo que esperar hasta 2016 para conseguir su primer éxito deportivo en Hell. Fue el año pasado, en la difícil pista que recuerda a una montaña rusa, cuando Ekström alcanzó el tercer lugar del podio. No hay otro circuito en el calendario del Mundial de Rallycross con mayores diferencias de desnivel. Justo después de la salida, llegando a la primera curva, la pista tiene un tramo en bajada y acto seguido comienza la primera pendiente. Justo aquí es donde los pilotos tienen que elegir entre realizar la vuelta normal o la Joker Lap. A la mitad del trazado los pilotos llegan a un profundo valle, donde necesitan trazar a la perfección por las estrechas curvas del circuito para llegar con impulso y no perder tiempo en la subida final hacia la línea de meta.
El circuito más septentrional en el calendario de la temporada está situado en una meseta cercana a una cantera y es un lugar especial para el recién llegado al equipo EKS, Reinis Nitišs. “Celebré mi primera victoria en la categoría Supercar en esta pista en 2014”, comenta el letón, que sólo tenía 18 años cuando logró su primer triunfo y sigue siendo el piloto más joven en ganar una carrera en la historia de Mundial de WRX. En Hell, Ekström, Nitišs y Toomas Heikkinen, con sus tres Audi S1 EKS RX quattro, lucharán contra 19 rivales en la clase Supercar.