Zone F1 - Automovilismo, Fórmula 1, Karting - Coches

Noticias:

miércoles, 7 de junio de 2017

Ford Chip Ganassi Racing se prepara para defender el título en Le Mans.

En 2016 Ford tenía un nuevo coche, un nuevo equipo y un nuevo desafío: ganar en Le Mans 50 años después del extraordinario 1-2-3 de la edición de 1966.
El equipo consiguió una victoria histórica y desde entonces se ha hecho más fuerte si cabe, ganando carreras en todo el mundo y compitiendo tanto en el Campeonato del Mundo FIA de Resistencia como en el Campeonato WeatherTech SportsCar norteamericano.
Dentro de sólo 10 días, los cuatro GT del Ford Chip Ganassi Racing se alinearán en el circuito de La Sarthe para empezar las 24 Horas de Le Mans de 2017 y defender la victoria conseguida el año pasado con el Ford GT nº 68.
"El Ford GT representa lo mejor de Ford y nuestra búsqueda de la excelencia en todo aquello que hacemos", comenta Bill Ford, presidente ejecutivo de Ford Motor Company. "Llegar el año pasado a Le Mans y conseguir la victoria en la clase GTE Pro fue una gran fuente de orgullo para todos nuestros empleados a nivel mundial. Eso demostró que aunando esfuerzos se consiguen logros notables. Estamos muy contentos de volver a Le Mans a defender nuestro título".
La carrera de 2017 también marca un importante aniversario: 50 años desde que los americanos Dan Gurney y A.J. Foyt ganaron en Le Mans conduciendo un Ford GT40. Y aquella mítica victoria, la segunda en una racha de cuatro, afianzó el dominio de Ford en la carrera de coches más grande del mundo.
"El año pasado hicimos que Ford volviera al mundo de las carreras de resistencia en GT y ganar en Le Mans fue un momento orgulloso para Ford, nuestros socios y nuestros fans”, dijo Raj Nair, vicepresidente ejecutivo y presidente de Ford Motor Company en Norteamérica. "Defenderemos el título este año sabiendo que para ganar las 24 Horas de Le Mans se debe hacer un increíble esfuerzo colectivo. Sé que nuestro equipo Ford Performance está listo para el desafío y estamos impacientes por competir de nuevo en esta impresionante prueba".
"Los pilotos de los cuatro equipos de nuestros GT están deseando volver a Le Mans para defender la victoria del año pasado", dijo el dueño del equipo, Chip Ganassi. "Siempre es bueno competir cuando se sabe que tienes cuatro oportunidades de calidad para ganar un evento histórico como son las 24 Horas de Le Mans. Tuvimos un fantástico 2016 con el Ford GT y esperamos que 2017 sea aún mejor".
"Tras el test de hace unos días con el nuevo Balance of Performance (restricciones de rendimiento diseñadas para ofrecer más igualdad a las carreras), tenemos mucho trabajo que hacer antes de la carrera", dijo Dave Pericak, director global de Ford Performance. "El año pasado logramos una victoria histórica y la carrera estuvo más reñida que nunca. Este año esperamos que la carrera con los nuevos coches que presenta la competencia esté igual de bien equilibrada para ofrecer una competición muy reñida, que es lo que esperan los fans".
Bourdais fuera, Kanaan dentro para Le Mans
La única pieza del rompecabezas que faltará es Sébastien Bourdais, oriundo de Le Mans, que se está recuperando de un accidente que sufrió durante la calificación para las 500 Millas de Indianápolis. Este un golpe para el equipo, especialmente porque Bourdais formaba parte de la tripulación ganadora en 2016 con la unidad nº 68. Pero el americano Joey Hand y el alemán Dirk Müller recibirán el refuerzo de una estrella de la Indycar, el brasileño Tony Kanaan que les ayudará a luchar de nuevo por el mejor premio posible.
"Seguro que no será lo mismo sin Seb en Le Mans", dijo Hand. "Pero somos un equipo fuerte y estamos listos para ello. He estado trabajando todos los días para asegurarme de que puedo estar físicamente a punto para una carrera de tal larga distancia y estar en condiciones de atacar en todo momento. Le Mans también es duro mentalmente, pero el fuerte apoyo que tengo de mi familia realmente me ayuda en este tema. Creo que cuando tu mente está en forma, también lo estarás en las carreras. Tuvimos suerte de conseguir tiempo para experimentar en el simulador de Ford Performance y he hecho algunas reflexiones sobre las reglas que este año son diferentes en Le Mans. Los errores no son una opción si vas a ganar, así que quiero estar seguro de que estamos realmente a punto".
La tripulación del Ford GT nº 69 sigue siendo el australiano Ryan Dennis, Ryan Briscoe, el británico Richard Westbrook y el poleman de la Indy 500, el neozelandés Scott Dixon. Llegaron al podio el año pasado y eso les ha dado un gran impulso para seguir buscando el éxito en Le Mans.
"Estoy impaciente por volver", dijo Briscoe. "El año pasado fue una experiencia increíble poder formar parte de la histórica remontada de Ford. Espero que podamos estar ahí arriba compitiendo por la victoria otra vez. Fue una experiencia inolvidable estar en el podio en 2016. El mar de gente animándote es una vista increíble desde lo alto del podio. Le Mans es un evento asombroso si formas parte de el. Hay muchísimos competidores de todo el mundo que compiten allí, un montón de diferentes nacionalidades y culturas, pero sólo un objetivo: ganar"
El Ford GT nº 66 del alemán Stefan Mücke, el francés Olivier Pla y el americano Billy Johnson terminó en cuarto lugar el año pasado después de tener que detenerse en el pit por una luz de panel del número fundida. A pesar de esto, estaban a una vuelta de los ganadores en la meta y ello les permite estar más motivados que nunca.
"Esa penalización nos costó lo que podría haber sido un muy buen resultado en Le Mans", dijo Mücke. "Para el equipo Ford Chip Ganassi Racing fue un gran resultado y fue muy especial para todos nosotros ser los primeros en conducir el Ford GT en Le Mans. No conseguimos el resultado que queríamos, pero Le Mans es así. Necesitas hacer una carrera perfectamente limpia de problemas para ganarla. Nuestro objetivo es siempre el mismo, ganar, y este año vamos a por el título del mundial, por lo que los puntos dobles que se obtienen en Le Mans son muy importantes. Son 24 horas, es una pelea dura y tienes que llegar al final sin problemas. No se puede predecir el resultado de Le Mans. Ya lo vimos el año pasado con Toyota, todo puede cambiar en la última vuelta".
En 2017, Le Mans será una carrera muy dura para el Ford GT nº 67, que el año pasado tuvo un problema de caja de cambios justo antes del inicio, que arruinó cualquier desafío propuesto previamente. Este año, los británicos Andy Priaulx y Harry Tincknell y el brasileño Pipo Derani quieren estar en el corazón de la batalla.
"Terminamos cuartos en la calificación del año pasado y estábamos muy contentos porque teníamos una buena estrategia de carrera, y creíamos que nuestro ritmo podía ser bueno", dijo Tincknell. "Por desgracia tuvimos un problema en la caja de cambios que hubo que arreglar en boxes, lo que nos hizo perder 40 minutos. Eso nos puso fuera de combate por lo que nuestra actuación a partir de ese momento fue correr para probar y obtener datos en plena competición. Fuimos muy rápidos y aprendimos mucho, así que espero que todo ese conocimiento nos ayude este año. Le Mans es la carrera más grande del mundo y otorga puntos dobles para el Campeonato del Mundo, lo que evidencia muy bien su importancia. Nuestro objetivo es ganar, por supuesto, pero también tenemos que ser el mejor coche del WEC".