Noticias:

miércoles, 7 de junio de 2017

Kubica: "Tengo sentimientos encontrados, aunque estoy orgulloso de lo que he logrado".

El piloto polaco Robert Kubica regresó al cockpit de un monoplaza de Fórmula 1 seis años después de su accidente en el Rally de Andorra para realizar una prueba con el equipo Renault Sport en el Circuito de la Comunitat Valenciana Ricardo Tormo.
Robert completó en total 115 vueltas al trazado valenciano utilizando el coche que la escudería francesa utilizó en 2012, el Renault E20 con motor V8. 
En dichas pruebas la formación gala realizó diferentes evaluaciones con varias cargas de combustible.
Esta fue la primera vez que Kubica estuvo en un coche de Fórmula 1 desde las pruebas de pretemporada que realizó en 2011 a los mandos de un Renault R31 en el mismo circuito, aunque posteriormente el polaco ha probado varios coches de competición, incluyendo monoplazas de diferentes categorías.
Robert Kubica:
"Me gustaría dar las gracias a todos por hacer esto posible, espero que haya sido un buen día y tal vez vieron algo de mi antiguo yo de 2010. Para mí ha sido un día importante desde un punto de vista emocional. Ha pasado mucho tiempo lejos del paddock y he pasado por períodos difíciles, seguí trabajando duro y hace unos años sentí que era imposible. Tengo sentimientos encontrados, estoy orgulloso de lo que he logrado hoy, pero también muestra lo que he perdido. No sé lo que traerá el futuro, pero sé una cosa, después de trabajar más de un año para prepararme para esto, corrí con buen ritmo y fui consistente en condiciones difíciles. No es fácil después de seis años, pero sabía que podía hacer el trabajo y puedo estar satisfecho. Aprecio la oportunidad. Renault me ​​dio mi primera prueba de F1 en 2005, así que les agradezco la oportunidad de esta ocasión".
Alan Permane, Director Deportivo:
"Fue bueno ver a Robert en un coche de Fórmula 1 en un día tranquilo. Tratamos de condensar un fin de semana de Gran Premio en un día, lo que fue interesante para él. Robert ha cambiado un poco, es más maduro y no estaba tirando con tanta fuerza o pidiendo todos los detalles sobre la configuración del coche. Sin embargo, sus comentarios y su feedback fueron como si el tiempo volviera atrás para todos nosotros. Es difícil volver a un coche de F1 después de seis años y su actuación fue genial. Este fue un evento único para Robert. Su tiempo con Renault se acabo tan repentinamente. El equipo estuvo realizando pruebas en Valencia con Sergey Sirotkin, por lo que fue la oportunidad perfecta para ofrecer a Robert un día en el coche y contribuir en su recuperación".