Noticias:

viernes, 30 de junio de 2017

Hülkenberg: "Spielberg es un circuito corto muy desafiante y técnico".

Los pilotos del equipo Renault llegan al Gran Premio de Austria ansiosos por demostrar el estado de forma en el que se encuentra la escudería gala, tras el nefasto resultado que cosecharon en la pasada carrera disputada en Baku.
Nico Hülkenberg:
"Mónaco es mi carrera en casa porque es donde me quedo los fines de semana de carreras, pero Austria es familiar y es un Gran Premio muy acogedor. El ambiente es muy relajante y muchos aficionados alemanes hacen este viaje corto, así que casi me puedo sentir como una carrera de casa. Me encanta correr en Spielberg, especialmente con los Alpes de fondo, es espectacular. Hay un ambiente de la vieja escuela que hace que disfrute del circuito. Es un circuito corto que no tiene demasiadas curvas. Es importante no tener una falsa impresión, ya que sigue siendo muy desafiante y técnico. Tiene mucho desnivel y algunas curvas complicadas de tomar. Sobre el papel puede parecer fácil, pero completar un buen tiempo de vuelta no es tan sencillo. Todo tiene que ver con el equilibrio, hay algunas curvas de media velocidad, así que será importante encontrarlo y conseguir un tiempo de vuelta decente. El año pasado fue fantástico estar en primera fila tras conseguir una buena vuelta en Q3. Fue una lástima no seguir así en carrera".

Jolyon Palmer:
"El Red Bull Ring es una pista bastante simple con apenas nueve curvas. Juntar una buena vuelta es muy importante, ya que los tiempos por vuelta están muy apretados y cualquier error puede costarte muy caro. Me gusta eso, ya que el piloto marca más la diferencia. Hay algunas zonas bacheadas y varias probabilidades de adelantar, como en la primera o segunda curva donde hay una larga recta entre ellas. Hay algunas curvas rápidas también, incluyendo la penúltima que es bastante rápida. Es un circuito divertido en un Fórmula 1, ya que hay algunas rectas buenas y la degradación es muy baja, así que podemos tirar al máximo toda la carrera. El año pasado empezamos desde la penúltima fila, pero lo gestionamos para acabar duodécimos, batiendo a mi compañero de equipo. Estuve bastante contento con la carrera, sólo nos faltó un poco de suerte y creo que podríamos haber estado en los puntos. Es un circuito que disfruto desde que corrí en GP2 en 2014 y luego en los entrenamientos libres del 2015. Definitivamente, fue una de las carreras más duras de la temporada pasada, así que es importante aprovechar los conocimientos que tenemos y mi confianza en la pista para conseguir un resultado positivo. Necesitamos cambiar nuestra suerte. Espero que sea el punto de partida de las últimas rondas antes del parón veraniego, empezando por aquí. Nos aseguraremos de hacerlo mejor en Austria que en Bakú, el objetivo siempre es el mismo: traer algunos puntos a casa".