Noticias:

domingo, 9 de julio de 2017

Mario Isola analiza el Gran Premio de Austria.

Valtteri Bottas (Mercedes) ha ganado su segunda carrera de la temporada con una estrategia a una parada en el Red Bull Ring, tras empezar desde la pole con el ultrablando y cambiar el superblando. 
Los pilotos intentaron varias estrategias distintas a una parada, con los tres compuestos designados (blando, superblando y ultrablando) presentes en la parrilla de salida. En concreto, Lewis Hamilton (Mercedes) arrancó octavo, por una penalización, y pasó del superblando al ultrablando para recuperar cuatro posiciones al final de la carrera. Felipe Massa (Williams) y Jolyon Palmer (Renault) adoptaron una estrategia alternativa, al empezar con el blando y cambiar al ultrablando, para recuperar también algunas posiciones respecto de las que ocupaban en la parrilla. 
Con una vuelta corta con muy pocas curvas y sin que apareciera la lluvia, este fin de semana en Austria se han visto los promedios de velocidad por vuelta más rápidos de la temporada. Este fue uno de los factores que llevó a la aparición del blistering (ampollas) en algunos momentos de la carrera; no obstante, esto no afecto al rendimiento, como se veía por los tiempos por vuelta. 
Mario Isola, Director Deportivo de Pirelli;
"Con velocidades medias muy altas y sin lluvia, apareció algo de blistering, pero sin que afectara al rendimiento; de hecho, las vueltas más rápidas llegaron al final de la carrera. Aunque la elección estándar fue una parada, se vieron muchas variaciones distintas de la misma, con algunos pilotos que probaron algo diferente para recuperar posiciones. En conjunto, las opciones estratégicas fueron bastante agresivas por todo el pelotón, con relevos muy largos incluso con el ultrablando. Esto subraya la confianza de los equipos en la velocidad y también la durabilidad de la gama de neumáticos".