Noticias:

lunes, 16 de octubre de 2017

Cuarto puesto para el Ford GT en Fuji.

Stefan Mücke y Olivier Pla, del equipo Ford Chip Ganassi Racing, terminaron el domingo las '6 horas de Fuji' en cuarto lugar después de luchar contra la lluvia y la niebla que se instaló en el Fuji Speedway de Japón. Los protagonistas del campeonato, Andy Priaulx y Harry Tincknell, vieron cómo su ventaja al frente del campeonato se escapaba, bajando hasta el quinto lugar tras acabar la carrera en octava posición.
"Ha sido un día muy desafiante y estamos decepcionados con el resultado", dijo el director del equipo del WEC, George Howard-Chappell. "Creo que podríamos haberlo hecho mejor con ambos coches si los problemas no hubieran sido tantos. Se fundió una luz roja justo en la salida de boxes en el coche nº 67 y ahí comenzaron los problemas, mientras que los chicos del nº 66 condujeron increíblemente bien, a pesar de la muy baja visibilidad causada por la rotura del limpiaparabrisas. Es una lástima perder el liderato del campeonato, y tenemos que mejorar para Shanghai. Hubiera sido interesante ver si podríamos haber ganado un lugar o dos con el nº 66 si la carrera hubiera seguido su curso, sin detenerse, pero esa es una cuestión imposible de saber ahora”.
Las señales de que posiblemente las 6 Horas de Fuji 2017 serían interrumpidas estuvieron ahí durante toda la semana cuando el Monte Fuji, que normalmente domina la visión desde el pit lane, se mantuvo oculto casi todo el tiempo detrás de una nube durante toda la carrera. Tras algunos días de lluvia, la niebla fue la que finalmente puso fin a la carrera a las 4,5 horas de haberse iniciado, una vez se consideró que era muy peligroso continuar.
Fue Mücke al volante del Ford GT nº 66 quien inició la carrera y se puso en marcha detrás del Safety Car. Se escapó bien, en segundo lugar, pero luego perdió dos posiciones cuando pensó que una Zona Lenta aún estaba en funcionamiento y no era así. Pronto regresó a la pelea, ¡pero entonces el limpiaparabrisas falló! Después de una heroica tanda de 3,5 horas, con casi cero visibilidad frontal, Mücke explicó cómo lo hizo.
"Las condiciones fueron difíciles hoy", dijo Mücke. "Tuvimos un poco de todo, desde lluvia, niebla, coches de seguridad, zonas lentas y banderas rojas; nuestra estrategia nos llevaría al frente unas veces y nos haría retroceder en otras. Era imposible saber cuáles eran las posiciones reales. Todo lo que se puede hacer en ocasiones así es mantenerte en la pista, conducir a salvo y presionar tan fuerte como sea posible. Era difícil de manejar la situación sin limpiaparabrisas, el problema principal estaba en la recta principal. Tenía que mirar por la ventana lateral los marcadores naranja donde están los extintores. Contaba estos marcadores para calcular dónde estaba el punto de frenada. ¡Un pequeño error de cálculo y me iba fuera! El Ford GT sigue estando de una sola pieza y estamos contentos de acabar sin daños, llegar en el cuarto lugar y sumar los puntos que nos vienen dados con ello".
Harry Tincknell tomó la salida en el GT nº 67 y tuvo una buena carrera hasta que salió la primera bandera roja, después de 1 hora y 18 minutos (la segunda bandera roja aparecería a las 4,5 horas, que finalmente marcó el final de la carrera). Se sacaron las banderas rojas para permitir que la niebla desapareciera y una vez eso pasó, reiniciar la carrera. Andy Priaulx se puso al volante y tuvo la mala suerte de fundir una luz roja al final del pit lane, por lo que se le sancionó con un “stop-go” de 1 minuto.
El piloto británico se incorporó nuevamente a la carrera, pero a falta de dos horas tuvo un golpe con el Porsche n° 92, provocándole un pinchazo, por lo que cuando frenó al final de la recta principal el neumático desllantó y el coche se salió acabando en la grava. Entró en boxes a reparar y volvió a la carrera, aunque en último lugar.
"Ha sido un día duro y una carrera terrible para nosotros, aunque el equipo hizo un gran trabajo para que el coche volviera a la pista", dijo Priaulx. "Iba detrás del Porsche nº 92 y éste aminoró la marcha en mitad de una curva y nos tocamos, y él golpeó la parte trasera derecha del coche. Debido a ello, cuando frené por primera vez el neumático trasero se desllantó y eso me envió a las vallas. No puedo entender cómo se produjo ese contacto, ya que fue realmente inusual por lo que he de ver las imágenes".
Quedan solo dos carreras para que el Campeonato del Mundo FIA de Resistencia 2017 llegue a su final: Shanghai en tres semanas y Bahréin el 18 de noviembre.