Noticias:

lunes, 16 de octubre de 2017

El Porsche 911 RSR se adjudica dos puestos de podio en el Fuji Speedway.

El Equipo Porsche GT ha logrado dos puestos de podio con el Porsche 911 RSR en la carrera de seis horas celebrada en el Fuji Speedway, Japón, bajo unas condiciones meteorológicas extremadamente difíciles. Frente a la lluvia y la niebla, Richard Lietz (Austria) y Frédéric Makowiecki (Francia) terminaron segundos el domingo en la competida categoría GTE-Pro, después de haber marchado líderes durante mucho tiempo en el tradicional circuito de 4,563 kilómetros situado a los pies del Monte Fuji. Gracias a este resultado, ambos mejoran sus opciones de conseguir el título en el Campeonato del Mundo de Pilotos GT. A falta de dos carreras para terminar el calendario del WEC, una en Shanghái y la otra en Baréin, se encuentran segundos clasificados, a sólo cinco puntos del líder. Sus compañeros de equipo, Michael Christensen (Dinamarca) y Kévin Estre (Francia), que se vieron privados de una posible primera victoria para el nuevo 911 RSR en el Campeonato del Mundo de Resistencia para GT, cuando se convirtieron en víctimas inocentes de un golpe, acabaron finalmente en la tercera plaza.
Bajo una lluvia torrencial en el Fuji Speedway, con la Montaña Sagrada escondida detrás de una cortina de nubes oscuras, Patrick Dempsey agitaba la bandera verde para que salieran los 26 contendientes. En 2015, la estrella de Hollywood ganó su primera carrera del Campeonato del Mundo aquí, en Fuji, con su 911 RSR. Esta vez, el embajador de Porsche y copropietario de Dempsey Proton Racing mantuvo sus dedos cruzados en el muro del pit para que las cosas marcharan bien en su equipo. Y funcionó: El Joven Profesional de Porsche, Matteo Cairoli (Italia), y sus compañeros alemanes Christian Ried y Marvin Dienst, que ya han ganado dos veces en esta temporada (en Nürburgring y en México), lograron un lugar en el podio con su tercer puesto en la categoría GTE-Am. Con ese resultado, son líderes en la clasificación del Trofeo de Resistencia FIA.
Debido al fuerte aguacero, la carrera comenzó detrás del coche de seguridad, hasta que después de cinco vueltas se mostró la bandera verde. En la categoría GTE-Pro, Richard Lietz salió perfectamente desde la pole position, con Michael Christensen siguiéndole en el segundo 911 RSR. Tras siete vueltas, había ganado dos posiciones y ya rodaba tercero. Cuando el tiempo se puso peor, salió de nuevo el coche de seguridad durante casi una hora, antes de que se parase momentáneamente la prueba con bandera roja a causa de la mala visibilidad. Los pilotos aparcaron sus coches en la recta de meta. Después de 32 minutos se reinició la carrera y, tras dos horas buenas, cuando Richard Lietz paró por primera vez en el pit, Michael Christensen se colocó en cabeza.
Después de 2:20 horas, los comisarios decidieron sacar otra vez el coche de seguridad a causa de la pobre visibilidad en el encharcado Fuji Speedway. Ambos 911 RSR entraron al pit para un minirepostaje, antes de regresar rápidamente a la pista. En ese momento, ya estaba claro que la estrategia de carrera jugaría un papel decisivo. Esta vez el coche de seguridad se mantuvo durante 26 minutos. A mitad de carrera, Michael Christensen era cuarto y Richard Lietz quinto. El danés estaba justo peleando por la tercera plaza, cuando su lucha se vio interrumpida de nuevo por otra fase de coche de seguridad. Los estrategas del Equipo Porsche GT llamaron a los dos 911 RSR para cambiar de piloto. Kévin Estre reemplazó a Michael Christensen en el coche número 92, mientras que Frédéric Makowiecki se puso al volante del Porsche número 91, sustituyendo a Richard Lietz. Cuando el director de carrera reanudó la lucha poco después, Kévin Estre arrebató el liderato y Frédéric Makowiecki se puso tercero.
La cuarta fase de coche de seguridad en la carrera más impredecible de la temporada, fue la primera que tuvo como motivo un accidente. Rápidamente se reanudó, con la lluvia aflojando ligeramente, pero ahora con una niebla más densa. Esto, sin embargo, no fue excusa para que el piloto doblado de Ford se echara encima de Kévin Estre, casi sin frenar, y le obligara a hacer un trompo. El 911 RSR del francés sufrió algunos daños: la colisión afectó a la aerodinámica delantera, así como al difusor posterior. El resultado de ello no fue sólo que el vehículo cayó a la tercera posición, sino que a partir de ahí perdía alrededor de un segundo por vuelta con el líder. El hecho de que su compañero de equipo y compatriota Frédéric Makowiecki heredase la primera plaza era sólo un pequeño consuelo. Sin embargo, en una fase posterior Makowiecki perdió esa posición en una reñida pelea con un Ferrari. A partir de ahí continuó segundo, mientras Kévin Estre marchaba tercero.
Cuando la niebla espesó más en el Fuji Speedway y la visibilidad para los pilotos era muy comprometida, los comisarios optaron por otra fase de coche de seguridad. Trece minutos más tarde, se mostró la bandera roja, la carrera se detuvo y, como no se esperaba una mejoría, se decidió no reanudarla.
La octava prueba del Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC) tendrá lugar en Shanghái (China), el 5 de noviembre.