Noticias:

viernes, 20 de octubre de 2017

Regresa el motorsport histórico al Jarama en el evento más completo.

Mañana sábado abre sus puertas Espíritu del Jarama, el mayor evento del motor histórico para los aficionados de nuestro país. Se trata de una cita obligatoria para aquellos que anhelan escuchar otros sonidos en la competición, deleitarse con otros perfiles en los vehículos y disfrutar de otros formatos de las propias carreras. Es una oportunidad especial para volver a soñar con unos vehículos que a día de hoy aún son aclamados por el público.
Para la edición de este año, y coincidiendo con el 50 aniversario del circuito, Espíritu del Jarama mezclará sobre el asfalto vehículos de competición de dos y cuatro ruedas de diversas épocas y disciplinas, muchos de ellos con un importante palmarés, mientras que algunos se verán por primera vez en España.
En el paddock se han organizado un gran número de actividades para el disfrute de los más pequeños. Se ha dispuesto una carpa de circo con actuaciones de “Los Payasos de la Tele” y espectáculos de magia, y por todo el recinto habrá animadores que enseñarán a los más pequeños los juegos que poblaban de niños las calles de nuestras ciudades hace unas décadas atrás, cuando las tecnologías actuales no cabían aún en la imaginación de nadie. Será una ocasión excelente para que los padres, y los abuelos que también se dejan ver junto a sus nietos en Espíritu del Jarama, rejuvenezcan unos años y se dejen llevar por aquellos juegos y canciones que tanto tiempo hace que no entonan.
El viaje al pasado continuará con diversas pistas de baile con música en directo donde los más atrevidos podrán seguir los ritmos de los años 50 y 60, y un aparcamiento gratuito para todos los aficionados que acudan al evento con un clásico al mismo tiempo que quienes vistan acorde a la época de su vehículo recibirán un justo premio. Un mercadillo dispuesto en las instalaciones, permitirá que los aficionados completen sus colecciones de libros, maquetas, camisetas y objetos de todo tipo.
Mecánicas con pedigrí
Los aficionados al motor volverán a contemplar monoplazas de la Fórmula 1 que marcaron un punto de inflexión en la competición. Así se podrá disfrutar de nuevo del sonido del motor Ford V10 del Benetton B192 que pilotó el siete veces campeón del mundo Michael Schumacher, o el del Arrows de 1997 que condujo el británico Damon Hill al año siguiente a coronarse vencedor con Williams, el del Minardi M186 que perteneció a Adrián Campos en 1987 o el del Lyncar 006 con el que debutó Emilio de Villota en el Gran Circo en 1976, expiloto que también estará presente en la cita madrileña.
La emoción la pondrá Klaas Zwart, quien intentará batir el récord de vuelta rápida con un Jaguar R5 Cosworth de 2004, aunque este sea fuera de competición (honor que disfruta actualmente Marc Gené). Y se podrá ver el Renault RS17 que desde este fin de semana pilotará Carlos Sainz jr tras su pase de Toro Rosso al equipo francés.
Pero esto es solo una pequeña muestra de todo lo que rugirá de nuevo en el trazado madrileño. Los Fórmula 1 compartirán protagonismo con monoplazas de la Fórmula IndyCar (alguno puede presumir de victoria en el certamen) o de la Superleague Fórmula, aquella competición que consiguió mezclar con éxito automovilismo y fútbol, y por la que desfilaron varios de los mejores pilotos españoles de los últimos años; así como coches de categoría GT, Sport prototipos y Turismos de varias épocas y categorías.
Más sorprendente resultará ver sobre la pista a algunos de los mejores integrantes de los Grupo B del mundial de rallyes, para muchos la mejor generación de coches de la modalidad. Entre otros, un Lancia Rally 037 (1984), un Peugeot 205 Turbo 16 (1985), o un Lancia Delta S4 (1986) harán las delicias del público. Y curioso será ver lejos de la arena del desierto a algunos de los coches que han hecho historia en el Dakar, como un Nissan GR KLY (1990), un Mitsubishi Montero (1998), un buggi americano V8 (1987) o un camión Mercedes 6x6 (1988), todos ellos aportados por Miguel Prieto.
Espíritu del Jarama no se ha querido olvidar de las motos este año y ha dispuesto una importante exposición con unas 40 unidades de Gran Premio entre las que destacan la Yamaha YZ 634A de 1972 que consiguió la primera victoria para la firma japonesa en la categoría de 500cc; la Kobas-Rotax 250 de 1984 que pilotó Sito Pons a su primer triunfo en el mundial, precisamente en el Jarama; una Suzuki RGV500 que fue de Kevin Schwantz o una Suzuki XR14 500 de 1975 que perteneció a Barry Sheene.
Carreras fin de fiesta
La competición la pondrá la Renault Clio Cup, que vivirá este fin de semana en el circuito del Jarama su última cita de la temporada con el título en juego, y con pilotos españoles, portugueses y franceses buscando hacerse con el mejor resultado. La marca gala acompañará a Espíritu del Jarama con la última parada del Renault Passion Experience donde los aficionados podrán conocer y probar no solo toda la flota de la marca sino también la historia del Alpine, un modelo deportivo que la francesa produjo en las plantas de nuestro país hace ahora 50 años y que regresa completamente actualizado.