Noticias:

martes, 21 de noviembre de 2017

El equipo Citroën Total analiza la temporada 2017 del WRC.

Después de terminar la primera etapa entre los líderes, las tripulaciones del Citroën Total Abu Dhabi World Rally Team lo tuvieron más complicado el resto del Rally de Australia. Con el séptimo lugar de Kris Meeke y Paul Nagle como el mejor resultado de los C3 WRC, la última cita de la temporada resultó ser frustrante. El equipo Citroën Racing ha comenzado ya a centrar su atención en los preparativos para la temporada 2018.
EL RESUMEN DE LA CARRERA
El viernes el rally comenzó en las selvas tropicales situadas al norte de Coffs Harbour, una pequeña ciudad costera ubicada aproximadamente a medio camino entre Sydney y Brisbane. En las primeras especiales, los pilotos de Citroën se colocaron en el grupo de los líderes, sobre todo Kris Meeke, segundo de la general tras la ES2. En la siguiente especial, el británico perdió una docena de segundos más o menos, después de salirse de la pista. Se mantuvo en la segunda posición a mitad de la etapa, un segundo por delante de su compañero de equipo Craig Breen. Debido a un pinchazo en la ES1, Stéphane Lefebvre fue noveno.
En la segunda pasada por las especiales, Kris continuaba segundo, pero terminó la etapa en la tercera posición a sólo 7 décimas de Thierry Neuville, que le adelantó en la última especial de la jornada, en la costa del Océano Pacífico. Debido a la falta de experiencia en esta prueba, Craig y Stéphane se alejaron de sus rivales tras cometer pequeños errores. Al final del primer día, los jóvenes pilotos todavía eran quinto y noveno.
La segunda etapa comenzó con la famosa especial de Nambucca, de casi 50 km, que discurría por la selva australiana. Con lluvia durante la noche y en la especial, las condiciones hicieron que fuera aún más difícil para los pilotos. Todavía tercero de la general en la mitad de la etapa, Kris Meeke tuvo mala suerte después de tocar contra un puente, rompió la suspensión trasera del C3 WRC, obligándole a abandonar.
Craig Breen terminó el día sin errores clasificándose en la cuarta posición tras la disputa de la segunda etapa, y de esa forma estaba cerca de subir al podio. El irlandés protagonizó una impresionante actuación marcando el mejor tiempo en la ES15.
Debido a los abandonos de pilotos que tenía por delante, Stéphane Lefebvre subió hasta la séptima posición. A pesar de dos trompos y una mala elección de neumáticos en su segunda pasada por los tramos, el francés pudo sacar algo positivo del día.
Sin embargo, Stéphane se llevó una sorpresa el domingo por la mañana. En la ES17, que disputó bajo una intensa lluvia, resbaló en una zona con fango y fue a chocar contra el tronco de un árbol. Con la rueda trasera derecha arrancada, tuvo que abandonar. Unos minutos después, el equipo recibió otra mala noticia con el abandono de Craig Breen, que dio varias vueltas de campana en la ES18.
Kris Meeke se quedó sólo representando al equipo Citroën. Tras volver a salir bajo la categoría de Rally2 con la intención de seguir probando el coche, el norirlandés fue quinto en la Power Stage y se clasificó en la séptima posición del rally.
Preguntas para Yves Matton, Director de Citroën Racing
¿Cómo evaluaría este rally?
"Después de una serie de buenos resultados, fue frustrante la forma de terminar la temporada. En el primer día, cuando nos beneficiaba el orden de salida en los tramos, Kris estuvo luchando por el liderato. Parecía que iba a asegurarse al menos un puesto en el podio, pero un pequeño toque con un puente le hizo abandonar. Fue realmente desafortunado. En cuanto a nuestros jóvenes pilotos, les pedí que fueran rápidos este fin de semana, y así lo hicieron, aunque fue menos evidente para Stéphane debido a una serie de contratiempos, como los dos pinchazos del viernes y los dos trompos del sábado. A pesar de ser su debut en Australia, Craig tuvo una buena actuación, logrando adaptar su ritmo a las dificultades. Obviamente, es una pena que ambos tuvieran problemas con la lluvia el domingo. Eso demuestra lo difícil que es llegar arriba, y probablemente aún más en WRC que en cualquier otra parte".
¿Y su visión general de la temporada 2017?
"En términos generales, tenemos que estar satisfechos con la calidad mostrada por el WRC. La nueva generación de vehículos ha cumplido con creces las expectativas y hemos visto rallyes emocionantes de principio a fin. Hacía mucho que tiempo que cuatro fabricantes y siete pilotos diferentes no ganaban carreras en una sola temporada. Más que nunca, el Campeonato del Mundo de Rallyes se convierte en una excelente plataforma para un fabricante que busca mostrar sus productos. Dicho esto, el nivel de competitividad ha subido mucho este año y tenemos que reconocerlo. Citroën Racing ha ganado dos rallyes: México y España, y eso cumple el objetivo marcado por la alta dirección de Citroën al inicio de la temporada. No estoy pasando por alto lo difícil que ha sido a mitad de temporada, pero el trabajo realizado en el verano ha dado lugar a algunos buenos resultados desde entonces".
¿Qué están preparando para 2018?
"Los preparativos comenzaron hace varios meses: en la oficina de diseño, en el taller y en los test, el C3 WRC está en desarrollo permanente. Algunas mejoras ya se han introducido, otras están en proceso de aprobación y pendientes de homologación. El equipo técnico, dirigido por Christophe Besse, tiene una visión clara de las áreas en las que debemos mejorar. Los tiempos marcados en España, Gales y Australia nos llevan a pensar que nuestro coche es competitivo. Es cuestión de semanas, ya que los preparativos para el Rally de Montecarlo comenzarán en diciembre. Algo que puedo confirmar es que Sébastien Loeb no participará en la primera cita de la temporada. Que el Montecarlo comience unos días después del Rally Dakar, significa que no podría realizarlo en las mejores condiciones".