Noticias:

2018-01-16

Óscar Fuertes y Diego Vallejo completan un inmejorable inicio en el Dakar.

Mejor Rookie, 30º de la clasificación general, 4º en la categoría T1.3 y tercer mejor español en coches. Éstos son sólo algunos de los méritos de Óscar Fuertes en el Dakar 2018, cuya novena etapa, entre Tupiza (Bolivia) y Salta (Argentina), se ha cancelado a causa de los problemas logísticos que han acarreado las fuertes lluvias en la zona.
Cuando sólo faltan cinco etapas por disputarse, pocos podían imaginar que el equipo SsangYong Motorsport gozaría de una situación tan privilegiada a estas alturas del Dakar. "Las sensaciones y la valoración no pueden ser más positivas. Si me pidiesen un guion previo de cómo me gustaría que saliesen las cosas, quizás no me hubiera atrevido a ponerlo tan bien", afirma el propio Óscar.

Los objetivos para la recta final

"El principal objetivo tiene que seguir siendo acabar la carrera sin mirar mucho las clasificaciones, porque cada vez que alguien quiere correr más de la cuenta acaba teniendo un problema. Luego ya se verá, aunque si lo conseguimos seguro que va a ser un buen puesto porque no queda demasiado rally y pocos coches están resistiendo la dureza de esta prueba", prosigue el piloto madrileño.
Además de su talento al volante y de una buena planificación, los dos grandes pilares de su excelente papel en este Dakar son también Diego Vallejo y el SsangYong TivoliDKR. La experiencia del copiloto gallego en esta prueba ha sido fundamental en este inicio de rally, así como sus dotes de navegación, especialmente en las etapas con largos tramos fuera de pista. "La relación entre Óscar y yo es fenomenal. Es un pilotazo, muy inteligente y para mí es la revelación de esta edición. Es una persona que escucha mucho y hace caso", destaca Diego de su compañero.
Por su parte, el rendimiento del TivoliDKR está siendo excepcional y ha permitido a la pareja española auparse al top 30 de la tabla y superar enormes dificultades en carrera. "El coche es increíble, ni un solo problema mecánico. Sólo hemos cambiado filtro de aire y poco más", alaba el copiloto de SsangYong.
Tras ocho etapas, 46 horas 19 minutos y 56 segundos de carrera (19:15:56 más que el líder del Dakar, Carlos Sainz) en 2.428 kilómetros de especial (a los que hay que sumar 2.078 km más de enlace para un total de 4.506 km), el cansancio acumulado es innegable, algo que se ha podido mitigar en parte gracias a la anulación de esta jornada. 
"La cancelación de la etapa ha sido una buena noticia para nosotros. Nos viene bien para que los mecánicos tengan más tiempo para revisar el coche y para que nosotros podamos descansar. Después de tantos días, la altura, primero el frío y ahora el calor… se notan, obviamente", comenta abiertamente Óscar.
"Afrontaremos la última semana como hemos hecho hasta ahora, porque nos ha funcionado bien. Pensar mucho las cosas, no tomar decisiones precipitadas y tener mucha prudencia han sido las claves. No hay que desestimar ninguna etapa porque precisamente en la que tuvimos más problemas [la 6º] era a priori la más sencilla y al final se nos complicó hasta extremos increíbles por un pequeño contratiempo con el limpiaparabrisas", recuerda un precavido Diego.
Mañana martes, el Dakar se reanuda con la décima etapa, entre Salta y Belén. Esta primera jornada en suelo argentino tendrá 373 km de especial y 424 km de enlace. Las dunas en la meseta inicial y la navegación en el cruce de ríos del tramo final serán los mayores obstáculos para el equipo SsangYong Motorsport y el resto de supervivientes en la carrera.