Noticias:

lunes, 5 de febrero de 2018

Rallye de Monte-Carlo Histórico - El equipo SEAT sigue mejorando sus resultados.

La XXI edición del Rallye de Monte-Carlo está siendo una de las más duras de los últimas años, tanto por la complejidad del trazado, como por las inclemencias y variabilidad del tiempo. Muchos tramos arrancan sobre suelo seco y ambiente soleado, y al llegar a las cimas pasan a disputarse sobre hielo y nieve, en ocasiones con visibilidad bastante complicada. Esto ha provocado más de una docena de abandonos por salidas de pista y accidentes en esta etapa; en la mayoría de los casos, salidas de carretera provocadas por el hielo, pero también algunas por el castigo sobre los frenos tras las largas bajadas.
"Lo realmente difícil es mantener la velocidad media adecuada", nos confiesa Salvador Cañellas tras completar el tramo ZR6 entre Lamastre y Plats. "Para un piloto es lo más complicado, porque lo fácil es siempre ir lo más rápido que puedes. Además, cuando ves al público quieres darles espectáculo para agradecerles que estén allí animando, y no puedes. En otras zonas no es nada fácil ir ligeramente por debajo de 50 km/h de media: hay curvas enlazadas muy complejas en la que es imposible llevar una velocidad tan elevada, y entonces tienes que correr… Ese es un momento agradable, pero enseguida recuperas la media y debes ralentizar la marcha. Llevar la velocidad perfectamente controlada nos es sencillo. Además, la organización te varía kilómetros arriba o abajo la velocidad media que debes hacer -a la décima de segundo- y lo peor: te ponen controles de paso en la zona en la que es más difícil que lleves bien la media y puedes penalizar. Es una forma diferente de competir, pero se hace especialmente dura porque el coche va tan bien, yo diría que mucho que mejor que hace 41 años, que lo que apetece es exprimir su potencial".
Salvador Cañellas y Daniel Ferrater, al volante de su SEAT 124 Gr4 viajan bastante rezagados en la general, aunque han ganado muchas posiciones en esta etapa. La rotura de la caja de cambios les hizo penalizar en dos tramos, pero el coche ahora va perfecto y el objetivo del equipo es mejorar muchas posiciones.
La estrella emergente del equipo SEAT es el periodista "Manu" Cortés, que de las profundidades de la clasificación ha pasado al puesto 48 en la general tras la segunda etapa. Como el mismo decía: "¡Si seguimos así ganamos el rallye!".
La carrera de Manu Cortes y Eloy Alsina (copiloto profesional de gran experiencia), al volante del pequeño SEAT 127 de la colección de coches históricos de SEAT, está siendo espectacular en todos los sentidos. En sus propias palabras, "va a ser inolvidable". Y eso que a pocos kilómetros de la salida una inoportuna avería en el motor retrasó al equipo más de hora y media. A partir de ahí, casi a la desesperada y sacando la máxima velocidad posible a su SEAT 127 -más o menos, 130 km/h- consiguió cubrir los más de mil kilómetros de enlaces hasta la salida real del rallye, sin poder descansar ni un minuto, llegando siempre al límite del tiempo establecido para no penalizar. Así pudo completar la primera y segunda etapa, con el hándicap añadido de tener que disputar los dos últimos tramo ya de noche, con una visibilidad precaria, sin dormir ni descansar. A pesar de ello, la remontada ha sido continua: comenzaron la primera etapa más allá del puesto 200 -de 330 inscritos- y a base de un trabajo perfecto por parte del piloto y copiloto, ahora marcha 48º en la general y es el mejor SEAT clasificado. Entre los españoles van quintos, en una clasificación oficiosa que lideran Álvaro Ochavabais y Marcos Gutiérrez, al volante de un Porsche 911 T 2.4.
Juan Dalmau y Carles Jimenez están disputando un rallye sin errores y marchan en la posición 63 de la general con 1.050 puntos, 100 más que Manu Cortés y Eloi Alsina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario