Noticias:

2018-03-20

Mario Isola, Director de Competición de Pirelli, analiza el GP de Australia.

Aunque la selección de neumáticos para el Gran Premio de Australia es la misma que el año pasado, blando, superblando y ultrablando,  en el 2018 los compuestos son todos un escalón más blandos, lo cual ha contribuido al gran aumento de prestaciones que ya se vio durante los tests de pretemporada. Con nuevos coches, nuevos pilotos, tiempo variable y una considerable evolución de la pista durante el fin de semana, Melbourne siempre constituye una de las carreras más imprevisibles y esperadas del año. 

El Circuito desde el punto de vista de los neumáticos

  • Albert Park es un circuito semipermanente que no se usa mucho durante el año, de manera que la pista suele estar especialmente 'verde' y resbaladiza la principio del fin de semana de gran premio. 
  • En general, el trazado está compuesto por rectas de longitud media a corta, y curvas de velocidad baja a media. 
  • La tracción es clave para conseguir una buena salida de las abundantes curvas hacia las cortas rectas. 
  • En conjunto, el desgaste y la degradación son bastante bajos: el año pasado la mayoría de coches pararon una sola vez, y la estrategia más popular –seguida por los tres primeros– fue cambiar del ultrablando al blando. Los compuestos más blandos de este año podrían conllevar unos índices de desgaste y degradación distintos y, por tanto, más paradas. 
  • La posibilidad de que intervenga el coche de seguridad es bastante elevada: en la carrera del 2006 tuvo que salir cuatro veces. 
  • Las fuerzas laterales no son especialmente altas: la energía total que se transmite a los neumáticos está más o menos en la media. 
  • El tiempo perdido en el pit lane es de unos 25 segundos; no hay grandes cambios en el circuito respecto al año pasado. 

Mario Isola - Director de Competición

"Los tests de Barcelona ya proporcionaron una clara señal del paso adelante en prestaciones que han dado los coches y los compuestos del 2018, lo cual debería trasladarse también a las condiciones diametralmente opuestas que tendremos en Australia. Todavía está por ver exactamente qué condiciones nos encontraremos en la primera carrera de la temporada: el tiempo en Melbourne en esta época del año puede variar de frío y con lluvia a muy cálido. Por lo que hemos podido ver hasta ahora, los compuestos más blandos de este año deberían ofrecer la posibilidad de efectuar una o dos paradas este año, y no una sola para la mayoría de pilotos como fue el caso el año pasado. Como de costumbre en el primer gran premio del año, sigue habiendo varios interrogantes sin respuesta, pero esperamos ver una carrera emocionante en la que la estrategia de neumáticos desempeñe un papel crucial".

¿Qué hay de nuevo?

  • Este año la salida será a las 16.10 (hora local), puesto que todas las carreras del calendario empezarán a la hora en punto y diez minutos, para adaptarse mejor a la programación televisiva.
  • En Australia está previsto el debut del nuevo biplaza de Fórmula 1, basado en una versión puesta al día del diseño original del Tyrrell de 1998, y calzado con neumáticos Pirelli.