Noticias:

sábado, mayo 28, 2011

El emperador Vettel controla también la clasificación en Mónaco.

Si en algún momento alguien pensó que este sería el fin de semana en el que el dominio casi absoluto de Sebastian Vettel iba a tener una tregua, estaba completamente equivocado, porque los chicos de Red Bull han vuelto a alcanzar la pole, en rito que parece que se repetirá muchas veces a lo largo de la temporada.
La semana del Gran Premio de Mónaco y los primeros entrenamientos libres sacaban a relucir las virtudes de Fernando Alonso al volante del F150º Italia, llegando incluso a parecer que este fin de semana Sebastian Vettel tendría un duro competidor que podría quitarle el honor de arrancar desde la primera posición de la parrilla de salida.
Por desgracia para Alonso y el equipo italiano los chicos de la bebida energética volvieron a poner antes de la clasificación la pócima que les convierte cada fin de semana en la escudería más rápida en tandas cortas.
Con esta premisa el desenlace iba a ser el de siempre; Vettel marca la pole, por detrás del teutón Button y Webber, mientras que Alonso, una vez más, se tendrá que conformar con la cuarta posición, en un circuito donde intentar adelantar es un duro escollo.
En un circuito como este mantenerse concentrado es fundamental, cualquier movimiento desproporcionado del volante para mantener la trayectoria puede tener un desenlace fatal. Además da la sensación de que la pista monegasca esta mucho más bacheada que otros años y esto la convierte en una montaña rusa muy peligrosa y traicionera.
Quizá esta suma de circunstancias hizo perder el control a Sergio Pérez de su monoplaza en la Q3 a la salida del túnel, catapultando literalmente al mexicano contra las protecciones y dejando sin control el monoplaza hasta que se detuvo al final de una recta.
Afortunadamente Sergio parece estar bien y se recupera en un hospital de las heridas que pueda haber sufrido.
Por último recordar que Pastor Maldonado y Jaime Alguersuari arrancarán desde la décima y decimo novena posición respectivamente.