Noticias:

jueves, abril 13, 2017

Pascal Wehrlein hace oídos sordos a los que le critican.

Si hay un deporte que practique la gran mayoría de los seres humanos en nuestro querido planeta tierra es sin lugar a dudas el de opinar sin tener la más mínima idea de lo que se está hablando o diciendo.
Muchos de nosotros hemos vivido ese momento en que escuchas a alguien hablar, comentar u opinar de algo que no tienen ni los conocimientos ni la suficiente información para lanzarse automáticamente a juzgar o valorar sobre el tema.
Desgraciadamente parece ser que este deporte también se practica habitualmente en el paddock de la Fórmula 1, y sino que se lo digan al piloto de Sauber, Pascal Wehrlein, víctima de las críticas durante los últimos días por su absentismo del gran circo en las últimas carreras.
Aunque para el joven piloto alemán, que volverá a los circuitos este fin de semana en Baréin, la opinión del resto poco importa, ya que su ausencia fue aprobada por la directora de su equipo, Monisha Kaltenborn, y por Toto Wolff. 
"Tampoco me importa mucho lo que se dijera porque no sabían cuál era mi situación. Yo creo que tomé la decisión correcta, la tomé con Monisha Kaltenborn y Toto Wolff. Lo que piensen otros pilotos es su opinión. Si no sabes que lesión tiene alguien, no deberías criticarle, es bastante simple. No era muy serio porque ya estoy bien, pero si fuera un simple dolor muscular o algo por el estilo, ¿crees que Mercedes o Sauber hubieran aceptado que no pilotara? He oído algún comentario negativo que no me importa demasiado. No pude moverme durante bastante tiempo y perdí musculatura, tengo que recuperar esa musculatura. Me fracturé tres vertebras, tuve compresión en varias de ellas, pero me rompí tres. Los médicos dicen que todo está bien", señaló.