Noticias:

lunes, 29 de enero de 2018

24 Horas de Daytona - Los problemas apartan a Ferrari de la victoria.

A pesar del gran potencial que demostraron los prototipos de Ferrari en las 24 Horas de Daytona, la marca del cavallino rampante no pudo materializar en un resultado positivo la carrera que realizaron sobre la pista norteamericana los bólidos rojos.
En la categoría GTLM (Gran Turismo Le Mans) el prototipo con número 62 de Risi Competizione, que contaba con una alineación de pilotos de primer orden (James Calado, Davide Rigon, Alessandro Pier Guidi y Toni Vilander), fue la estrella durante la primera mitad de la carrera, aunque los problemas posteriores arruinaron el resultado final. Vilander comenzó sin forzar en exceso y en la cuarta hora ya estaba en el grupo líder, persiguiendo a los ultra rápidos Ford GT que lideraban la prueba. A pesar de sufrir varios problemas, entre los que hubo un pinchazo y la sustitución de una puerta, el 488 GTE estuvo en liza por el podio durante muchos giros.
A mitad de la carrera un problema técnico provocó que el equipo perdiera seis vueltas que, sin sorpresas de última hora, ya no podían recuperarse, y tuvieron que conformarse con el quinto puesto.
La prueba más evidente del potencial del bólido italiano reside en que la vuelta más rápida de la carrera, obtenida por James Calado (1'44 "008), se produjo en el primer tercio de la carrera.
En la clase GTD (Gran Turismo Daytona) los remordimientos posteriores fueron aún mayores, ya que Ferrari contaba en la calificación con el monopolio absoluto en la primera fila.
El coche con dorsal número 82, de Risi Competizione, tomó el mando de la carrera gracias a una excelente salida del español Miguel Molina, pero el trabajo del equipo de Houston estuvo condicionado por un problema en el sistema de combustible que se produjo en la primera parte.
El 488 GT3 tuvo que regresar a boxes para realizar una parada, pero un problema con la boquilla para suministrar el combustible lo derramo sobre el coche, provocando un pequeño incendio que comprometió el resto de la carrera.
Tampoco se libraron de problemas Griffin, Martin Fuentes, Santiago Creel y Ricardo Pérez De Lara, que llegaron al final en decimoséptima posición. El coche número 63 de Scuderia Corsa fue la estrella en las primeros giros, hasta que un problema técnico le hizo perder nueve vueltas que los pilotos pudieron recuperar sólo parcialmente.
Siguiendo en la misma linea la tripulación del Ferrari 51 de Spirit Of Race también se vio obligada a retirarse, después de una salida de pista de Paul Dalla Lana que causó demasiado daños en el GT3 para continuar.
El mejor de esta división fue el Ferrari número 64 de Scuderia Corsa, que paradójicamente, fue el coche que peor calificación. Pero Sam Bird, Frankie Montecalvo, Bill Sweedler y Townsend Bell supieron resarcirse y terminar la carrera en quinta posición tras comenzarla en la decimocuarta. 
Así son las carreras de resistencia de larga duración y al final la victoria general se la adjudicó el Cadillac de Joao Barbosa, Filipe Albuquerque y Christian Fittipaldi.