Noticias:

miércoles, enero 24, 2018

La historia tras el inolvidable Porsche 550 Spyder de James Dean.

Porsche dejó de producir el legendario 550 Spyder hace sesenta años, justo casi cuando Lew Bracker participó con el bólido alemán por última vez.
Para este piloto aficionado nacido en Estados Unidos el deportivo fue una parte integral de su amistad con el carismático actor James Dean.
Aunque la última carrera de Bracker a los mandos fue hace sesenta años, esas seis décadas parecen haberse colapsado en un segundo. El deportivo, que pertenece al Costa Mesa’s European Collectibles, vale millones de dólares, y lo catapultó en la década de 1950. Bracker pasó sus días de adolescente conduciendo coches deportivos de Zuffenhausen en las carreteras del sur de California junto con su mejor amigo Jimmy, también conocido como James Dean.
A Bracker y Dean les encantaba hablar sobre carreras y coches. El 18 de septiembre de 1955, Bracker, cuando iba conduciendo de camino a casa vio por primera vez un 550 Spyder en la Competition Motors de Hollywood. Esa misma noche le hablo del deportivo plateado de carreras súper ligero a Jimmy. Tres días después Dean llegó a casa de Bracker en ese mismo Spyder plateado. Dean había cambiado su Porsche 356 Speedster blanco por Lew.
Nueve días después, el 30 de septiembre de 1955, James Dean había muerto. Murió en el Spyder mientras conducía desde Los Ángeles por una carrera en Salinas, a unos seiscientos kilómetros al norte. Eso fue solo seis meses después de que la primera película de Dean, Al este del Edén, lo convirtiera en una estrella. A partir de ese momento se convertiría en una leyenda, y el Spyder, en cambio, adquiriría un renombre trágico.
Antes de eso los amigos planearon abrir un concesionario Porsche. En junio de 1954, antes de que Dean saltara a la fama, él y Bracker se conocieron en la Sala Verde, un restaurante en los terrenos de Warner Brothers Studios.
Bracker está convencido de que si Dean estuviera vivo los dos seguirían siendo excelentes amigos. Además de su amor por los automóviles, compartieron muchos otros intereses como la música y el cine y estaban ocupados siempre haciendo planes. Dean, que no confía mucho en la gente de Hollywood, quería que Bracker produjera sus películas. También planeaban abrir un restaurante y una concesionaria Porsche. Ya tenían un nombre para él recuerda Bracker: 'James Dean Motors'.
A lo largo de su vida el piloto norteamericano ganó seis carreras y durante un tiempo fue el piloto con el mejor récord de la Costa Oeste. Bracker no piloto oficialmente para Porsche, pero recibió el apoyo de los distribuidores locales que estaban ansiosos por dar a conocer a la joven marca alemana en California.