Noticias:

jueves, enero 18, 2018

La nueva normativa de la Fórmula 1 y su efecto en el diseño de los monoplazas.

El año pasado las reglas que rigen la máxima categoría del automovilismo sufrieron un cambio verdaderamente revolucionario. Aunque esta temporada habrá menos modificaciones en la reglamentación para los equipos que participen en el Campeonato del Mundo de la Fórmula 1, algunos aspectos de los monoplazas cambiarán en varias áreas.
También según las nuevas regulaciones habrá diferentes parámetros en lo que respecta a la forma en que se administran los componentes mecánicos. Echemos un vistazo más de cerca a estos cambios, incluidos sus puntos más concretos.

Chasis y aerodinámica

La modificación más visible es la introducción del HALO, la estructura diseñada para proteger al piloto de ser golpeado por un objeto que salga despedido. Este cambio implicó una gran cantidad de trabajo para los diseñadores, por un lado porque el aumento de cinco kilogramos en el peso mínimo del automóvil, 733 Kg, solo compensa en la parte del componente y, por otro, debido al inevitable efecto en el flujo de aire.
La gran "aleta de tiburón" en la cubierta del motor ha desaparecido casi por completo, mientras que se ha revisado el posicionamiento del alerón con forma de T montada transversalmente que todos los equipos usaron en 2017 para dirigir mejor el flujo de aire hacia el alerón trasero. También desapareció en la parte trasera del automóvil el ala de choque, más conocida como el "asiento del mono" que solía colocarse debajo del alerón trasero. La salida de escape se ha posicionado más atrás y este año, como medida de seguridad adicional, cada rueda tendrá tres anclajes con cables para evitar que se desprendan en un accidente. El estándar en las pruebas de choque frontal también son esta temporada más severas y, finalmente, en la parte delantera del chasis los bólidos llevarán una cámara de video de 360 ​​grados.

Propulsores

De acuerdo con las normas deportivas el número de unidades de combustión interna (motores V6) que se pueden utilizar durante la temporada de 21 carreras se ha reducido de cuatro a tres, lo que significa que cada uno tendrá que lidiar con un 40% más en su kilometraje. Existen restricciones más severas sobre el consumo de aceite, con solo un tipo de lubricante permitido en el transcurso de un fin de semana de carrera, para ser utilizado a una velocidad de no más de 6 litros cada 100 km. Existen nuevas reglamentaciones relacionadas con el posicionamiento de algunos componentes eléctricos alrededor de las baterías recargables, mientras que se han impuesto restricciones adicionales ccon el combustible y la temperatura del aire que ingresa en las tomas de aire, así como con los gases del escape.