Noticias:

jueves, enero 25, 2018

Volkswagen presenta el nuevo Polo GTI R5.

En un circuito a las afueras de Palma de Mallorca los fotógrafos se pasean alrededor de un coche rojo, negro y blanco que esta sobre la pista iluminado por una luz deslumbrante.
Los periodistas luchan por ver el interior a través de las ventanas polarizadas y de hecho algunos de ellos se ponen de rodillas para tratar de echar un vistazo.
François Xavier Demaison se para a un lado del coche con los brazos cruzados y con una expresión de ligera vergüenza en su rostro mientras observa la escena. Unos momentos antes, él y el Director de Volkswagen Motorsport, Sven Smeets, habían presentado el Polo GTI R5 en el estreno mundial del nuevo coche deportivo para rallyes de Volkswagen. El Polo GTI R5 se venderá a equipos privados de rally.
Demaison, a quien todos en el mundo de las carreras le llaman 'FX', es el Director Técnico de Volkswagen Motorsport, así como uno de los cerebros detrás del Polo GTI R5. "Yo fui él padre del Polo R WRC y ahora soy el abuelo del Polo GTI R5", explica el francés bromeando.
Como ingeniero jefe desarrolló el Polo R WRC con el que Volkswagen ganó el Campeonato del Mundo de Rallyes cuatro veces seguidas entre 2013 y 2016. Fue JanGerard de Jongh, el ingeniero de carreras de Sébastien Ogier durante sus años en el WRC, quien se hizo cargo del Polo GTI R5.
"Mi trabajo consistía en tomar decisiones importantes y elegir la dirección", asegura FX, describiendo su papel como 'abuelo'.

El Polo GTI R5 es apto para competir en el WRC

Demaison también es responsable de la nueva gestión técnica de Volkswagen Motorsport. Trabajando al más alto nivel con un equipo de la fábrica han dado los pasos necesarios para que los clientes sean el centro de atención de la división Motorsport. Gracias al Golf GTI TCR el equipo de Demaison ya ofrece un best-seller que se ha probado y comprobado para su uso en competición con coches. En 2017, entre otros, los equipos privados ganaron el título en una de las series más avanzadas, el TCR International.
Al mismo tiempo, el Polo GTI R5 también permitirá a los pilotos privados participar en cursos de rally de todo el mundo. Los vehículos de la categoría R5 son los que tienen un mejor rendimiento en muchos campeonatos nacionales. La clase más alta a nivel internacional es WRC2, la segunda liga del Campeonato del Mundo de Rallyes.
El Polo GTI R5 se lanzará en agosto de 2018 en el Rally de Alemania, que forma parte del Campeonato del Mundo de Rallyes. "Para entonces habremos podido poner a prueba el coche. La próxima vez será en el Reino Unido y luego en la nieve de Escandinavia", afirmó Demaison.
El nuevo cohete para rallyes de Hannover monta un propulsor de 1,6 litros, con cuatro cilindros y turbo de inyección directa. De acuerdo con las regulaciones se debe instalar un limitador de aire en el sistema de admisión. Limita la cantidad de oxígeno en el motor y, por lo tanto, el rendimiento, que se queda aproximadamente en 200 kW (272 hp).
"Esta regulación es una de las medidas más caras en la categoría R5", explica Demaison.
Las manos de los ingenieros también están atadas por las regulaciones de los R5 en otras áreas, como por ejemplo, en muchos componentes técnicos que deben venir instalados de un vehículo de producción, mientras que se requieren partes estándar en otras áreas. El Polo GTI R5 utiliza la caja de cambios y las cuatro ruedas que suministra el proveedor para la competición.
"Trabajar con nuestros colegas de desarrollo técnico en Wolfsburg y el personal de la división de ŠKODA para automovilismo, cuyo vehículo R5 ha estado compitiendo desde 2015, fue de gran ayuda ", confesó Demaison sobre la colaboración.
La Federación Internacional del Automovilismo (FIA) ha estipulado un precio máximo para un coche apto para competir en la categoría R5 en 180,000 €, aunque este límite aumentará a 190,000 € en 2018.
"El límite de precio es, por supuesto, un desafío en cada departamento de desarrollo. Es inevitable que tengamos que hacer concesiones, porque no se puede elegir la solución más óptima en términos de rendimiento, ya que, probablemente, también sería la más cara. Tiene que ser asequible", recalcó Demaison.
Pero los ingenieros están acostumbrados a cumplir con las pautas, ya sean técnicas o financieras. Y hay que recordar que se trata de una categoría para y por los clientes, contener los costes tienen mucho sentido.
"Por ejemplo, los guardabarros del Polo GTI R5 no están hechos de la ultraligera y costosa fibra de carbono, sino más bien de plástico asequible".
El primer lote del coche de rallyes basado en el modelo de producción ya está agotado. Volkswagen Motorsport quiere construir 15 unidades más del Polo GTI R5 para clientes en 2018.
"Pero todos estos coches ya han sido vendidos. La mayoría de ellos van a los importadores de Volkswagen que quieren usarlos para competir en sus campeonatos nacionales", confesó Demaison.