Noticias:

lunes, febrero 12, 2018

Final feliz para SEAT en el Rallye Monte-Carlo Histórico.

SEAT Coches Históricos se presentó, por segundo año consecutivo, en el Rallye Monte-Carlo Histórico con el claro objetivo de seguir aprendiendo las peculiaridades de la competición de regularidad, y también, de mostrar al mundo orgullosos una pequeñísima parte de lo que esconde la mágica Nave A-122. En este espacio, la marca guarda y conserva en perfecto estado una sensacional colección que cuenta su bonita y larga historia, desde sus modelos de calle a los de competición, pasando por prototipos que solo han sido vistos en los salones internacionales del automóvil.
De allí salieron tres unidades SEAT para competir en las complicadas carreteras de los Alpes mediterráneos: un pequeño SEAT 127 en manos del periodista Manu Cortés, un SEAT 1430 FU 1600 pilotado por el también periodista Joan Dalmau, y un espectacular SEAT 124 Gr.4, una réplica pilotada por Salvador Cañellas y Daniel Ferrater, rememorando la fantástica cuarta posición conseguida en el Rallye Monte-Carlo de 1977.
La participación del equipo SEAT Coches Históricos, y en particular de este coche, que contaba con la misma tripulación que lo hizo antaño, despertó una gran expectación en el rallye. El año pasado, incluso el Príncipe Alberto quiso saludar a Salvador Cañellas. Y en esta edición, el SEAT también fue uno de los coches más aplaudidos… en buena parte, porque Salvador Cañellas se esmeró en hacer las delicias del público cuando el hielo y la nieve le permitían deslizar el tren trasero de su coche.
Salvador Cañellas y SEAT estuvieron siempre entre los grandes protagonistas de la carrera, pero en una prueba internacional de tanto prestigio, ese protagonismo fue compartido con pilotos de la talla de Michel Decremer, ganador de la pasada edición del Rallye Monte-Carlo, o Guy Frequelin, tercero en el rally en su edición de 1978 y subcampeón del mundo de Rallyes. Otros de los protagonistas del evento fueron Daniel Elena, copiloto de Sebastien Loeb y por tanto nueve veces campeón del mundo de rallyes, o Bruno Saby ganador del Dakar en 1993 y un apasionado del Rallye Monte-Carlo.
Entre el 31 de enero y el 7 de febrero, fechas en las que tuvo lugar el XXI Rally Monte-Carlo Histórico, hay muchas horas de recorrido, muchas horas de volante, esfuerzo y dedicación, y unas cuantas anécdotas.
El Rallye, como es tradicional, concluyó con la cena de gala ofrecida por el Automóvil Club de Mónaco a los pilotos, copilotos y tripulaciones, en total, más de mil personas se dieron cita en “la Salle aux Étoiles du Sporting de Monaco”, para la entrega de premios de la XXI edición del Rallye Monte-Carlo Histórico. Los ganadores fueron Gianmaria Aghem y Diego Cumino, pilotando un Lancia Fulvia. Tras lo pertinentes discursos, todos comenzaron a trabajar en la XXII edición del Rallye Monte-Carlo Histórico.