Noticias:

martes, 6 de febrero de 2018

Repasamos los 120 años de historia de Renault.

Renault Tipo A - 1898

Todo empieza en 1898 con el Tipo A, el primer vehículo Renault. A bordo de su voiturette, Louis Renault sube la cuesta de la calle Lepic en la colina de Montmartre. Gracias a una novedosa caja de velocidades provista de una toma directa y un motor delantero, el Tipo A presenta todas las características del automóvil moderno. Los espectadores de la calle Lepic quedaron asombrados por la sencillez de la conducción y la ligereza de la voiturette y comenzaron a hacer pedidos. El Tipo A impulsó la empresa Renault Frères gracias a la audacia y capacidad de innovación de Louis Renault.

Renault Tipo B – 1899

Preocupado por el confort de sus clientes, Louis Renault lanza el Tipo B, a menudo considerado como uno de los primeros automóviles con conducción interior de la historia. Al beneficiarse de las características del Tipo A (caja de velocidades de toma directa, transmisión por árbol), el Tipo B fue ganando terreno. Gracias a su carrocería cerrada, los pasajeros ya no estaban expuestos a la intemperie y pudieron por fin olvidarse del abrigo de piel indispensable para protegerse del viento, la lluvia y la nieve.

Renault Tipo BD Furgón Postal - 1909

Diseñado originalmente para modernizar el parque de los antiguos ómnibus de caballos, el Tipo BD se convirtió en el primer tres toneladas de la marca. Su transmisión por árbol de cardanes y su nuevo chasis BD hicieron que este modelo pesado fuera fiable y resistente. El vehículo fue aplaudido por los profesionales que ofrecían sus servicios a los clientes. El modelo expuesto es un furgón postal que permitía el transporte y el reparto del correo. Gracias al mostrador de recepción protegido, facilita tanto la vida de los clientes como el trabajo del administrador de correos.

Renault Tipo AG1 - 1910

El Tipo AG1 fue el primer taxi parisino. Sencillo y robusto, el AG1 permitía transportar a los viajeros que querían disfrutar del buen tiempo gracias a una novedosa cabina descapotable. En 1914, al Tipo AG1 se le bautizó como «taxi del Marne» por su participación en el esfuerzo de guerra y se utilizó para transportar a los soldados hasta el frente del rio Marne. De sencillo mantenimiento y especialmente estudiado para las necesidades de las flotas, el Tipo AG1 contribuyó al éxito internacional de Renault.

Renault Tipo KJ1 - 1923

Después de la Primera Guerra Mundial y del esfuerzo de guerra, era necesario satisfacer las nuevas necesidades de la población. El Tipo KJ1 contribuyó a la democratización del automóvil en los años 20. Este modelo de gama básica aunaba prestaciones técnicas de calidad (motor de arranque eléctrico, caja de velocidades de tres relaciones…) con la accesibilidad. Se ofrecía con varias carrocerías a elegir: una versión tres plazas en forma de «trébol», conducción interior, descapotable y torpedo para satisfacer a un gran número de clientes siendo asequible.

Renault Tipo PR - 1927

A medio camino entre un coche grande y un vehículo comercial, este coche dio origen a un autocar ligero de diez plazas sentadas. En la mayoría de los casos, estos pequeños autocares fueron asignados al servicio de transporte entre los hoteles y las estaciones de ferrocarril para transportar a los turistas o a los clientes de los balnearios que viajaban en tren. Estos vehículos contribuyeron así a la movilidad en una época en la que solo unos pocos tenían un coche en propiedad. Su velocidad máxima era de 65 km/hora.

Vivastella - 1929

A principios de los años treinta, la terminación «Stella» se convirtió en sinónimo de acabado de gama alta. El Vivastella era un vehículo excepcional que gustaba mucho a la burguesía emergente por el clasicismo de su línea y su discreción. Hasta siete personas podían acomodarse a bordo de este modelo modulable. Los guarnecidos de terciopelo y los tapizados de calidad que decoraban el interior del vehículo ofrecían un confort de gama alta para los pasajeros. Con su elegancia y una calandra que ostentaba la famosa estrella de cinco puntas, el Vivastella era el más lujoso de los seis cilindros Renault.

Juvaquatre - 1937

El Juvaquatre fue el primer modelo con una carrocería toda de acero de Renault. Elegante y moderna, su primera versión fue una berlina de cuatro puertas, muy apreciada por las familias con ingresos modestos. ¡Hasta cinco personas podían subirse a bordo e incluso estirar las piernas! Después de la Segunda Guerra Mundial, el Juvaquatre evolucionó como vehículo comercial y fue utilizado por comerciantes, servicios públicos y trabajadores autónomos. Con un nivel de consumo bajo y una manejabilidad fácil y agradable, los comerciantes podían recorrer largas distancias y servir a sus clientes.

4 CV - 1947

Después de la Segunda Guerra Mundial, ya era hora de que Francia volviera a la carretera. En este aspecto, el 4 CV simbolizaba el vehículo de la libertad. Aplaudido por los obreros, los comerciantes y también por los deportistas, el coche llegaría a todos los públicos y a todas las generaciones. Su eslogan «4 puertas, 4 plazas, 4 caballos» expresaba lo que lo hizo tan popular: su excepcional habitabilidad gracias a un piso plano y un motor trasero. Sencillo y bonito, el 4CV contribuyó a la democratización del coche de la posguerra. El 4 CV, del que se vendieron más de un millón de ejemplares, forma parte del patrimonio automovilístico nacional francés.

Colorale - 1950

El Colorale fue, sin duda, el primer SUV de Renault y de la historia moderna del automóvil. Vehículo robusto, amplio y funcional, el Colorale se movía por todos los terrenos, al servicio de comerciantes, agricultores y autónomos. Su sobreelevación y su peldaño retráctil facilitaban la carga. Para adaptarse a cada situación, se ofrecía en varias versiones: Prairie, taxi, furgoneta, pick-up y plataforma con toldo.

Estafette - 1959

El Estafette fue el primer modelo Renault con tracción delantera. Este vehículo comercial facilitaba la carga y descarga gracias a sus puertas laterales correderas y a una superficie de carga plana. Además, la ausencia de capó incrementaba la visibilidad y mejoraba la seguridad. El Estafette se ofrecía en varias versiones, adaptándose así a una clientela diversa, desde el vendedor de helados al viajero amante del camping-car.

Renault 4 - 1961

Después del 4 CV llegó el Renault 4. Su piso plano, su banqueta trasera abatible y su quinta puerta lo convirtieron en un vehículo ingenioso y versátil. También conocido como "el coche que quiso ser como los vaqueros", el modelo ofrecía una estabilidad extraordinaria. La eliminación de los puntos de engrase y su circuito de agua cerrado facilitaban su mantenimiento. Valiéndose de su éxito mundial, el Renault 4 era asequible y polivalente y satisfacía las necesidades de la época.

Renault 8 Gordini - 1964

Amédée Gordini modificó el motor "Major" de 1108 cm3 —que desarrollaba unos cincuenta caballos— convirtiéndolo en una mecánica más potente al dotarle de una culata con cámaras de combustión hemisféricas y de una alimentación a cargo de dos carburadores de doble cuerpo que permitían obtener 95 CV.
El vehículo se lanzó en el Salón del Automóvil de París en octubre de 1964. El “Gorde" azul con bandas blancas se ganó su reputación entre los amantes del automovilismo. El mismo año se estrenó la «Copa Gordini» que contribuyó a popularizar el mito, confirmándose sus reconocidas cualidades a través de un impresionante palmarés. El Renault 8 Gordini contribuyó a democratizar el automovilismo.

Renault 16 - 1965

El Renault 16 concentraba un sinfín de innovaciones para el cliente. Especialmente confortable para los trayectos largos gracias a una suspensión de gran recorrido, el Renault 16 permitía que las familias contaran además con un gran espacio de almacenamiento en el maletero. Aparte de la audacia arquitectónica de este bicuerpo –el Renault 16 es el primer vehículo de fondo plano con portón– los clientes apreciaban sus prestaciones de gama alta como los elevalunas eléctricos en la parte delantera, la condenación centralizada de los abrientes o la caja automática. No es de extrañar que fuera el primero en la clasificación de «Vehículo del Año» de 1965.

Renault 5 - 1972

El Renault 5 era el coche polivalente por excelencia que se movía igual de cómodo en la ciudad y en el campo. Moderno y dotado de una fuerte personalidad, favoreció el acceso de los jóvenes y de las mujeres al automóvil. Se solía utilizar como segundo vehículo y resultaba práctico y seguro. Se hicieron múltiples versiones, tanto en Francia como a escala internacional, y fueron muchos los clientes a los que el «supercar» sedujo.

Renault 30 - 1975

El Renault 30 se presentó en el Salón de Ginebra de 1975 y su salida supuso todo un acontecimiento tecnológico. Fue el primer vehículo con tracción delantera de gran difusión equipado con un motor V6, una dirección asistida y una quinta puerta. También apostaba por la seguridad e incorporaba soluciones de vanguardia: una estructura de carrocería especialmente estudiada para proteger a sus ocupantes en las configuraciones de choque más frecuentes y una parte delantera y trasera diseñadas para absorber la energía de los choques por deformación progresiva.
El modelo que se presenta es el Renault 30 TX y se beneficia de múltiples equipamientos adicionales: guarnecido de los asientos de terciopelo, volante con funda de cuero, condenación centralizada de las puertas que incluye el portón trasero y la tapa de carburante, mando a distancia de las puertas (PLIP), «Normalur» de dos funciones -limitador de velocidad o regulador de velocidad electrónico.

Renault 9 - 1981

El R9 se presentó en el Salón de Fráncfort de 1981 y vino a completar la oferta de Renault en un segmento esencial del mercado europeo. Iba dirigido a una clientela en busca de un coche familiar polivalente con un coste de utilización moderado. El Renault 9 abrió la puerta a una política de producto auténticamente internacional. Diseñado para el mercado europeo, sus cualidades económicas le ofrecieron una carrera aún más internacional al surgir la segunda crisis del petróleo. El R9 se fabricaría en todas las regiones del planeta, incluido en los Estados Unidos bajo el nombre de Renault Alliance.
El Renault 9 fue elegido «Coche del año 1982» por un jurado de 52 periodistas europeos.

Espace - 1984

En 1984, Renault innova y lanza un nuevo segmento de vehículos: el monovolumen, un nuevo concepto y un icono de los "vehículos para vivir", diseñado para la convivencia. Espace es extremadamente modulable gracias a sus asientos individuales desmontables e intercambiables que favorecen la conversación y la convivencia a bordo. La posición de conducción alta, el piso plano y el gran volumen a bordo proporcionan un confort de conducción inédito. Con Espace, Renault anticipa el deseo de confort a bordo de sus clientes. Valiéndose del éxito de este concepto, Renault lo reproducirá más adelante en vehículos más compactos como Scénic y Twingo.

Twingo - 1992

En 1992, los clientes quedaron conquistados por este simpático monovolumen compacto que trastocó los códigos del automóvil. La modularidad de su banqueta trasera deslizante ofrecía mayor espacio interior y Twingo era divertido, práctico y colorista. El concepto era novedoso y sencillo: un solo modelo, una sola motorización, un solo precio y múltiples colores flashy.

Scénic - 1996

Scénic se comercializó en 1996 y las familias lo adoptaron enseguida. Primer monovolumen compacto de la historia del automóvil, siguió siendo el preferido y sedujo a los franceses durante muchos años por su modularidad, sus portaobjetos y la agradable convivencia a bordo que proporcionaba. Con Scénic, Renault fue el instigador de un nuevo segmento que pronto pasó a ser imprescindible en Europa.