Noticias:

viernes, marzo 16, 2018

Mahindra Racing se prepara para la carrera con más glamour del año.

El Campeonato del Mundo de Fórmula E ABB de la FIA vuelve, en su edición 2017-2018, a las calles de Punta del Este (Uruguay) por tercera vez en su historia y después de un año de ausencia.
Popularmente conocido como el Mónaco de América del Sur, la exótica ubicación junto al mar albergará la sexta ronda del campeonato. El equipo Mahindra Racing, actualmente en segundo lugar tanto en el Campeonato de Pilotos como en el de Equipos, está ansioso por regresar a la competición y sacarse de encima la decepción que supuso el ePrix de Ciudad de México.
El circuito urbano de 2,8 km será un desafío implacable para los pilotos, quienes tendrán que esforzarse mucho más en esta pista, con su trazado de alta velocidad y alto riesgo, en una época de sol, calor y viento, que puede llevar arena al asfalto.
Felix Rosenqivst visita Punta del Este por primera vez, pero admite que sólo piensa en mantenerse y atacar el liderato. Después de dos carreras en las que tuvo que abandonar debido a problemas técnicos e incidentes en pista, Nick Heidfeld quiere estar a la altura y sólo espera abordar el complicado circuito, aprovechando su experiencia, precisión y capacidad para rodar a tope.
"Punta del Este es un circuito que requiere de una buena estrategia por parte de los pilotos y como tenemos dos grandes en nuestro equipo, Felix y Nick, creo que será una buena carrera para Mahindra Racing", expone Dilbagh Gill, Director del Equipo y CEO.
"No ha cambiado mucho mi enfoque de cara a esta cita, a pesar del revés en México. Lo que ocurrió no estaba en nuestras manos, así que no hay lección que aprender, porque hicimos un trabajo perfecto y eso es lo que quiero hacer también ahora: un fin de semana sin errores. La pista se ve increíble y mi instinto me dice que nos irá bien", sentencia Felix Rosenqvist.
"Tengo muchas ganas de volver a Punta del Este, ya que me perdí la última carrera debido a una lesión en la muñeca hace dos años. Dentro de los estándares de la Fórmula E, éste es un circuito loco. Es especial por estar literalmente al lado de la playa, lo que obviamente hará que las condiciones del circuito puedan ser complicadas", apunta realista Nick Heidfeld.