Noticias:

sábado, marzo 03, 2018

WRC - El equipo Toyota espera no tener problemas este año en México.

El año pasado, las altas temperaturas y las elevadas altitudes de hasta 2700 metros sobre el nivel del mar pasaron factura al nuevo Yaris y causaron problemas de sobre calentamiento que lastraron a Jari-Matti Latvala y Juho Hänninen.
Latvala sufrió especialmente en la jornada de apertura del viernes cuando la temperatura del agua subió hasta los 135 °C. Se vio obligado a correr algunos tramos en modo enlace para enfriar la unidad, mientras que el calor también afectó a sus frenos y al diferencial central.
Pero el director del equipo Toyota Gazoo Racing, Tommi Mäkinen, espera una historia diferente este año, y quiere aprovechar un comienzo prometedor la temporada que ha colocado al equipo en segundo lugar en el campeonato de marcas, a solo un punto del líder Hyundai.
"Hemos hecho un gran trabajo para mejorar desde el año pasado, México fue bastante duro para nosotros con nuestro coche nuevo", explicó Mäkinen.
"Desde entonces hemos analizado todo lo que sucedió. Hemos mejorado el enfriamiento y el motor. Incluso hemos probado en un dinamómetro de altura en Japón. Hemos puesto mucho esfuerzo en estas áreas y espero que en conjunto, será suficiente para darnos un pack competitivo, pero solo lo sabremos con certeza una vez que comience el rallye".
Latvala ocupa el tercer lugar en la clasificación de pilotos y se siente optimista antes de su regreso a México, un rallye que ganó con Volkswagen en 2016.
"Está claro que el rendimiento del coche está ahí. Tuvimos una buena prueba de tierra en España la semana pasada: por supuesto, México va a ser más cálido, pero es lo mejor que se puede hacer en Europa en este momento y hubo algunas actualizaciones en la suspensión que me ayudó a notar más tracción y agarre en las frenadas, todo mejor que lo que tuvimos al final del año pasado", añadió Latvala.