Noticias:

lunes, abril 23, 2018

Debut complicado de Lucas Ordoñez en el Circuito de Monza.

Las Blancpain GT Series Endurance Cup se pusieron en marcha el pasado fin de semana en el Circuito de Monza. La rápida pista italiana fue donde Nissan hizo debutar en competición su nuevo Nissan GT-R Nismo GT3 y aunque el resultado final no fue el deseado, los destellos de velocidad que dejó el nuevo coche permiten a la marca ser optimista de cara a un futuro próximo.
Casi sin haber podido realizar test de pretemporada, los dos coches con los que se presentó el equipo GT Sport Motul RJN dejaron claro su potencial. Tomándose el meeting a modo de prueba, para ir analizando y encontrando las puestas a punto adecuadas para cada situación, los pilotos Nissan quedaron satisfechos con la velocidad del coche nuevo.
Lógicos problemas de juventud, habituales en el Motorsport y en un campeonato tan competido y exigente como las Blancpain GT Series, lastraron a la gran baza de la marca japonesa, el equipo formado por Lucas Ordoñez, Alex Buncombe y Matt Parry. El piloto español voló en la sesión de clasificación, siendo el mejor de la Q2, y se ganaron salir desde la décima plaza de la parrilla de más de 50 vehículos. Un problema con el cambio les obligó a salir desde el pit lane y desde entonces remontaron y se dedicaron a probar diferentes componentes. El otro equipo de Nissan en pista, el de Struan Moore, Jordan Witt y Ricardo Sánchez, no pudo terminar la prueba.

Lucas Ordoñez

"El fin de semana comenzó como un test para nosotros. Del viernes al domingo fuimos mejorando y evolucionando el nuevo Nissan GT-R NISMO GT3 en todos los aspectos. También probamos muchas puestas a punto diferentes, para ir encontrando el camino a seguir en las próximas carreras. El equipo hizo un gran trabajo la noche del sábado, durmiendo sólo dos horas, y todo este buen hacer se reflejó en la sesión de clasificación del domingo. Fue una agradable sorpresa liderar la Q2, me salió una vuelta perfecta, que unida a la de mis compañeros nos permitía salir desde la décima plaza".
Y añade: "Lástima que en el momento de la salida, mi compañero Alex Buncombe sufrió un problema con el cambio y se vio obligado a partir desde el pit lane. Esto nos dejó al fondo de la clasificación y desde entonces nos dedicamos a recuperar puestos hasta la 25ª posición. En mi relevo final, rodé solo, sin luchar por posición y los ingenieros me decían que mi ritmo era como el de los de cabeza. Una lástima, pero aprovechamos la carrera a modo de test para analizar y probar cosas de cara al futuro. Hay mucho potencial por sacar del Nissan GT-R NISMO GT3 y tenemos que seguir trabajando muy duro para poder llegar a la próxima carrera en Silverstone con opciones a pelear por las primeras plazas".