Noticias:

lunes, 16 de abril de 2018

La mala suerte aparta a Félix Rosenqvist de la victoria.

Tras unas meticulosas sesiones de entrenamientos, Felix Rosenqvist realizó en la calificación una vuelta absolutamente inalcanzable que le permitió hacerse con la pole position, mientras que Nick Heldfeld se situó en la décima posición de la parrilla de salida.
Ya en carrera y después de un comienzo limpio, Rosenqvist pasó unas cuantas vueltas reteniendo al correoso Virgin de Sam Bird, que iba siguiendo su estela.
Marcando un ritmo óptimo de carrera, Felix comenzó a alejarse vuelta a vuelta de Bird logrando así consolidar su liderazgo. Con todo funcionando según lo planeado, una parada muy rápida de Félix y su equipo de mecánicos lo mantuvo en cabeza.
De nuevo en su ritmo y pilotando bastante cómodo, Félix Rosenqvist continuaba aumentando la distancia. Sin embargo, en la vuelta 22 y de un modo inesperado golpeó un bordillo y sufrió daños en la rueda trasera que le obligaron a retirarse de la carrera.
Comenzando en la 10ª posición, Nick Heldfeld se mantuvo seguro y sin contratiempos para poder empujar con fuerza en la segunda parte de la carrera. Mientras mantenía la posición, en la vuelta 16 se vio atrapado justo en el vértice de la horquilla más lenta por otro monoplaza y acto seguido por otros dos más que se convirtieron en un verdadero problema. Todo ello llevó a Nick a bajar al puesto 17. Después de una parada de rutina en boxes seguida de una actuación sin más sobresaltos, el alemán llevó su vehículo a la meta en la posición 16.

Dilbagh Gill, Director de equipo y CEO

"Realmente estoy decepcionado por haber perdido otra carrera. Trabajaremos arduamente para mejorar la fiabilidad del M4Electro, que sin duda es rápido y lo ha demostrado de nuevo. En París volveremos para dar guerra hasta el final de temporada".

Felix Rosenqvist

"Me siento mal por todos. Estoy muy impresionado por el equipo, porque ha sido un fin de semana agitado y todos han trabajado muy duro en todas las sesiones. Algo que no pudimos predecir sucedió, precisamente un problema sin relación con ningún incidente específico. Siempre tengo una sonrisa en mi rostro cuando sé que he dado todo lo que puedo y el equipo también. Mantuvimos un ritmo alto y lideramos cada vuelta hasta que nos retiramos. Todavía hay muchos aspectos positivos que valorar".

Nick Heidfeld

"Después del inicio de la primera curva, el caos habitual estaba esperando justo en un rincón complicado, pero el coche es fuerte y logré seguir. Muy cerca de mí, mientras intentaba pasar a Turvey (que tenía muy poca energía), había otro coche que entró en el grupo y se acercó demasiado al mío y eso, efectivamente, hizo que ahí terminara mi carrera".

Próxima Cita

El campeonato se traslada el próximo 28 de abril a Paris para disputar la octava prueba de la temporada de Fórmula E. Con los problemas ya solucionados, el equipo está dispuesto a mantenerse fuerte, sólido, optimista y sacudirse de encima esta repentina racha de mala suerte.