Noticias:

sábado, abril 14, 2018

Lucas di Grassi termina el E-Prix de Roma en segunda posición.

Los pilotos del equipo Audi Sport ABT Schaeffler, Lucas di Grassi y Daniel Abt finalizaron en segunda y cuarta posición la primera de las carreras que la Fórmula E disputó este sábado en Roma.
El fin de semana no comenzó bien para ambos pilotos después de terminar las sesión de clasificación marcando el sexto y noveno mejor tiempo, resultado que no permitió a ninguno de los dos pilotos disputar la 'Súper Pole', destinada a los cinco pilotos más rápidos. 
Un error en su vuelta cronometrada aparto a di Grassi de disputar, como apuntábamos  la "Súper Pole", mientras que Abt no conseguirlo por un problema de rendimiento con su neumáticos durante la calificación.
No obstante para la carrera los muchachos de Audi estaban convencidos de que tenían unos monoplazas competitivos para disputar la carrera más larga de Fórmula E hasta la fecha. Frente a unos 30,000 fans enloquecidos y los ojos del CEO de Audi, Rupert Stadler, demostraron el potencial de estos coches.
Lucas y Daniel ahorraron hábilmente energía en la primera mitad de la carrera, por lo que pudieron conducir con una vuelta más que la mayoría de sus rivales. Después de las paradas en boxes, ambos recuperaron una desventaja de más de diez segundos respecto de los pilotos que lideraban la carrera, luchando por ganar posiciones haciendo espectaculares adelantamientos. Poco antes del final de la carrera, di Grassi incluso se encontró con el líder de la prueba, Sam Bird, luchando con uñas y dientes por la victoria con el británico, que al final no consiguió por tan solo 970 milésimas.
"Estoy encantado de haber dado un podio a Audi en el exitoso estreno de la Fórmula E en Roma", afirmó di Grassi. "Después de la salida estaba en el octavo posición, así que segundo al final es simplemente fantástico. Fue una carrera sobresaliente con la que estoy muy feliz. Gracias a Audi y a todos los que votaron por mí en el FanBoost, me ayudó a superar a Sébastien Buemi hoy".
Daniel Abt adelantó a su compañero de equipo al comienzo, pero se quedó detrás de di Grassi nuevamente cuando realizó una parada en boxes demasiado lenta, además, perdió el contacto de radio con los pits en la primera mitad de la carrera.
"Como resultado, estaba completamente solo y no tenía información sobre la gestión de la energía", aseguró Abt. "De todos modos fui rápido y con el segundo coche, afortunadamente, todo estuvo bien. Sébastien (Buemi) y André (Lotterer) no me hicieron la vida fácil. Perdí mucho tiempo detrás de esos dos antes de poder adelantarlos. Solo una vuelta más y podría haber terminado en el podio. Pero, tal como está, podemos estar orgullosos de haber anotado unos puntos importantes después de comenzar desde la novena posición y de haber establecido la vuelta de carrera más rápida".
"Mi corazón latía como loco durante esta carrera", confesó el director del equipo, Allan McNish. "El final fue increíblemente apretado y no había forma de saber si Lucas ganaría o terminaría tercero. Resultó ser el segundo, más el cuarto puesto y la vuelta de carrera más rápida para Daniel, estamos muy contentos y ansiosos por la próxima carrera en París ".
"Fue un comienzo fantástico de la temporada europea", reconoció el jefe de Audi Motorsport, Dieter Gass. "La ubicación en Roma es increíble y la pista es muy agradable. La carrera estuvo llena de acción y terminó bien para nosotros. Mirando nuestras posiciones en la parrilla fue una carrera excelente para Audi".
Daniel Abt ahora tiene 50 puntos en su cuenta personal en el campeonato, subió hasta la quinta posición en la clasificación general, mientras que Lucas di Grassi esta en la octava con 39 puntos. En la clasificación de equipos, Audi Sport ABT Schaeffler escaló hasta el cuatro puesto con 31 puntos, el equipo alemán fue el que obtuvo un mejor resultado en Roma.
El próximo E-Prix tendrá lugar dentro tan solo dos semanas (28 de abril) en París. Allí, el futurista Audi e-tron Vision Gran Turismo también se mostrará nuevamente. Este concept car de carreras impulsado exclusivamente por electricidad realizo su debut en la capital italiana como taxi para invitados especiales de la Fórmula E. Entre los pasajeros en Roma se encontraban el CEO de la Fórmula E, Alejandro Agag, y el CEO de Audi, Rupert Stadler.