Noticias:

miércoles, mayo 16, 2018

Alfa Romeo comienza una edición muy especial de la Mille Miglia.

La Mille Miglia ha sido la expresión suprema de la pasión por los automóviles durante más de noventa años. Se creó en 1927 como una carrera de salida en masa con comienzo y final en Brescia, en una ruta que baja hasta Roma y luego asciende por la península italiana con un total de 1600 kilómetros o mil millas ("mille miglia").
En 1928, durante la segunda edición, Alfa Romeo ganó tanto el título individual como el de equipo y sus ocho vehículos completaron con éxito la carrera. Para celebrar el 90 aniversario de la primera de una larga serie de victorias, se ha creado el proyecto "Alfa Romeo: Mille Miglia in 90 places" para rememorar las etapas más importantes de una historia única a través de noventa fotos de los lugares más emblemáticos.
Lugares y episodios que ayudaron a escribir la larga historia de Alfa Romeo en la carrera automovilística más famosa del mundo, como un medio para extender la pasión de los modelos legendarios a la producción actual.
Pero antes de dar comienzo, ninguna Mille Miglia estaría completa sin los controles técnicos que se realizaron ayer en el recinto ferial y el sellado e inspección, que han tenido lugar esta mañana en el encantador entorno de la Piazza della Vittoria, una de las principales plazas de la ciudad conocida como la "Leona de Italia". El proceso consta de dos fases, una para los equipos (permisos, certificados y permisos de conducir) y otra que verifica las características técnicas del automóvil. Con el sellado se aplica un sello de plomo para confirmar que se ha pasado la inspección y que el automóvil es como se especifica en los documentos de la carrera, pero sobre todo constituye la aprobación final para tomar parte en el evento.
Al margen de las consideraciones técnicas, el sellado y la inspección es una de las ocasiones en que los entusiastas tienen la oportunidad de ver de cerca los coches históricos que participan en la carrera y en Brescia todas las miradas se han centrado en el impresionante Alfa Romeo 6C 1500 Super Sport de 1928, con carrocería de Farina, que celebra el 90 aniversario de su memorable victoria en la Mille Miglia de 1928. El automóvil llevará el número 30, al igual que el vehículo ganador conducido por Giuseppe Campari y Giulio Ramponi.
También ha habido aplausos y admiración al ver el legendario 6C 1750 Gran Sport que ganó en 1930 con Tazio Nuvolari y Giovanni Battista Guidotti, que compite con el número 31. A lo largo de la ruta, habrá tiempo para recordar el famoso episodio de "adelantamiento sin luces" y el establecimiento de un nuevo récord de velocidad media en todo el recorrido. Otras atracciones importantes son el 1900 Super Sprint de 1954, un spider de carreras extremadamente raro, y el elegante coupé 1900 Sport Spider construido en 1956. Después de la inspección, los vehículos están listos para que sus motores vuelvan a la vida en una carrera a través de algunos de los lugares más bellos de Italia.