Noticias:

viernes, mayo 18, 2018

Alfa Romeo continua con sus celebraciones en la Mille Miglia.

La parada en Milano Marittima ha sido corta y la caravana se ha puesto en marcha con las primeras luces del día. La lluvia, que puso a prueba a los equipos sobre todo en Ferrara, ha dado paso a un sol velado, recibido con alegría por pilotos y copilotos. La segunda etapa es larga y exigente, y conduce al punto de inflexión en Roma. La distancia no es particularmente larga en relación con la cantidad de horas al volante, pero las velocidades medias impuestas son bajas y la carrera atraviesa muchos centros urbanos, donde los competidores reciben la entusiasta bienvenida del público. Dejando atrás el centro urbano de Milano Marittima, se atraviesa el Parco della Salina de Cervia antes de regresar a la Vía Romea Sud, mientras el sol se eleva sobre el Adriático y se atraviesan Cesenatico, Bellaria, Rímini y Riccione a lo largo de la costa.

En Pesaro, relevo entre la Mille Miglia y el Giro de Italia

De Gabicce Mare a Gabicce Monte, contrarreloj en la vía Panoramica que se repite en Casteldimezzo. Después se atraviesa el Parque Natural Monte San Bartolo hasta Pesaro, conocida como "La ciudad de la bicicleta" debido a su extensa red de carriles bici. Pero la pasión por las dos ruedas convive con la pasión por los coches y la llegada de la "Flecha Roja" es recibida por una entusiasta multitud en la Piazza del Popolo en un día muy especial para Pesaro: ayer también acogió el paso de la duodécima etapa del Giro de Italia, otro evento en el que Alfa Romeo juega un papel importante. De hecho, Giulia y Stelvio son los coches oficiales de la carrera de la Maglia Rosa, en una colaboración que representa la unión de dos símbolos mundialmente famosos de la italianidad. Los timbres de las bicicletas responden a los cláxones de los coches y la caravana avanza hacia el norte, ascendiendo a San Marino. Saludo obligatorio a la pequeña República a los pies del Monte Titano y San Marino responde con su calidez habitual, recompensando la ascensión y las curvas.

Sansepolcro y Arezzo, entre pasado y futuro

Es casi la hora del almuerzo cuando se llega a las calles de Arezzo, pasando por Sansepolcro, famoso por ser el lugar de nacimiento de Piero della Francesca. Sus maravillosas obras ofrecen una mezcla admirable de arte y geometría, y parecen mediar entre la tradición y la modernidad. Esta alquimia también está muy presente en el mundo del automóvil y la Mille Miglia es un buen ejemplo: además de los 47 vehículos históricos oficiales y particulares que participan, Alfa Romeo también ha desplegado lo mejor de su producción actual como coches oficiales del evento. Así que, asistir al paso de la "Flecha Roja" es la mejor manera para descubrir de cerca la esencia de la marca, impregnada de historia y de carreras, y con el vigor de un pasado legendario. Para disfrutar de un resumen apasionante de los éxitos de la marca noventa años después de su primera victoria, el proyecto "Alfa Romeo: la Mille Miglia en 90 lugares" ya está online.

De las pequeñas ciudades fortificadas a la Ciudad Eterna

Después de un descanso en Arezzo, es hora de partir de nuevo: estamos a mitad de camino, un camino que lleva a Roma. Las orillas del lago Trasimeno conducen a Castiglione del Lago, una de las ciudades fortificadas más bellas de Italia. Luego se atraviesan las calles de Orvieto, antes de dirigirse a campo abierto. Típico de Umbría, tanto en Orvieto como en Baschi, con una nueva prueba cronometrada. Por las ventanillas se puede admirar un paisaje verde y escuchar un silencio interrumpido solo por el suave murmullo de la vegetación y el rugir de los motores. El reloj marca la carrera, pero no impide disfrutar de las vistas y apreciar la belleza del paisaje.
Roma da la bienvenida al primer equipo en la Via Veneto, a las 20:25 horas. Es la ciudad de la “dolce vita” y, a pesar de las largas horas al volante, el fervor del público nos devuelve a los años cincuenta, cuando la belleza lo era todo y reinaba el deseo de vivir. Es como volver a ver los destellos de los paparazzi y como cabía esperar los Alfa Romeo 1900 Sport Spider de 1954 y 1900 Super Sprint de 1956 se sienten como en casa, como estrellas intemporales.