Noticias:

miércoles, mayo 09, 2018

BMW lanza al mercado el nuevo M5 Competition.

La nueva creación de BMW, el M5 Competition, combina en su imponente chasis el rendimiento impecable y el diseño típico en los modelos de la exclusiva serie del fabricante alemán.
Este deportivo de altos vuelos pega un saldo cualitativo en la potencia que despliega su propulsor, llegando ahora hasta los 625 CV, bajo una experiencia de conducción inspirada en la competición.
El lanzamiento al mercado del nuevo BMW M5 Competition marca la creación de una nueva gama de coches que ofrecerá variantes más potentes de sus coches de altas prestaciones como modelos independientes.
El propulsor V8 de 4,4 litros con tecnología M TwinPower Turbo produce una potencia máxima de 460 kW / 625 CV a 6.000 rpm. El par máximo es de 750 Nm y se puede disfrutar en un rango de revoluciones extremadamente amplio: de 1.800 a 5.800 rpm (es decir, una banda ampliada en 200 rpm con respecto a la versión estándar del nuevo BMW M5).
Los instintos del motor de ocho cilindros a altas revoluciones se aprovechan para dar al nuevo BMW M5 Competition unos impresionantes niveles de empuje. La entrega de potencia única de este coche hace acto de presencia reduciendo el tiempo de aceleración de 0 a 100 Km/h a solo 3,3 segundos. Además, consigue acelerar de 0 a 200 Km/h en 10,8 segundos, tres décimas más rápido que en la versión estándar del nuevo M5.
La especificación estándar para el nuevo BMW M5 Competition incluye un sistema de escape M Sport específico para este modelo con embellecedores del tubo de escape en cromo negro. Esta versión del escape de doble tubo controlado por válvulas genera una banda sonora prominente y destacada. Además, la adición de un filtro de partículas permite una mayor reducción de las emisiones.
Como cada modelo de la serie está equipado con una tecnología de chasis perfectamente ajustada al rendimiento de su motor. Las modificaciones realizadas aseguran una conducción precisa y controlable en cualquier circunstancia, incluso en situaciones de conducción extremadamente dinámicas. Además de bajar la altura del vehículo en siete milímetros, el ajuste del chasis específico de este modelo también incluye acertados ajustes en la suspensión de las ruedas, muelles y amortiguadores.
La exclusividad del nuevo BMW M5 Competition se ve reforzada por una selección de detalles de diseño específicos del modelo. El acabado Shadow Line de alto brillo de BMW Individual se complementa con el uso discreto del negro brillante para el borde de la parrilla con forma de riñón, la malla decorativa de las branquias BMW M en los paneles laterales delanteros, el embellecedor del parachoques trasero y las cubiertas de los espejos retrovisores exteriores. Otra característica especial son las manillas de puertas, que están pintadas en el color de la carrocería. El alerón trasero y la insignia de la tapa del maletero "M5", a la que se añade el anagrama "Competition", también vienen en negro brillante.
En el interior, los cinturones de seguridad negros con un discreto patrón con líneas en los colores de BMW M GmbH, además de alfombrillas con la trama específica del modelo, así como el logotipo "M5", apuntan al carácter exclusivo. Otro identificador distintivo es el gráfico "M Competition" que aparece en el cuadro de instrumentos para dar la bienvenida al conductor mientras se lleva a cabo el arranque.