Noticias:

jueves, mayo 03, 2018

Un accidente aparta a Andy Soucek y Álvaro Parente del podio.

El fin de semana del debut de Andy Soucek en el Virginia International Raceway (VIR) ha sido una montaña rusa de emociones. A pesar de todo el esfuerzo empleado tanto en la preparación de la carrera como en los ajustes del set-up, un desafortunado accidente ha puesto fin a sus aspiraciones de subir al podio.
El equipo K-PAX había puesto especial énfasis en que Soucek y Parente se familiarizaran con el rendimiento del coche en este circuito, y el Bentley Continental mostró su gran potencial durante los días de prueba y los entrenamientos cronometrados. En el qualifying disputado en la mañana del sábado, el coche Nº9 terminó en una más que respetable cuarta posición, y tomaría la salida en la segunda fila de la parrilla al lado del otro Continental GT3 de K-PAX Racing.
Parente hizo una salida espectacular con varios buenos adelantamientos, y rápidamente se vió luchando por la segunda posición. Sin embargo, al llegar a la segunda curva de la primera vuelta resultó golpeado por su izquierda y acabó embistiendo violentamente un pequeño muro de hormigón. Si bien el portugués salió ileso del accidente, los daños en el coche fueron importantes y pusieron el punto final al fin de semana para Soucek y Parente.
Los éxitos cosechados por el coche Nº3 de K-PAX, con una victoria total y dos en su categoria Pro/Am, corroboran el gran potencial del Continental GT3 en este circuito, y que de no ser por el accidente, Soucek y Parente podrían haber estado en el podio en ambas carreras.
Soucek comenta el fin de semana: "Desde los dias de pruebas que hicimos en VIR, sabíamos que íbamos a ser el coche a batir en este circuito. Tanto en los entrenos como en el qualifying hemos demostrado estar a la altura y tener un coche competitivo con el que era posible luchar por la victoria. Deberíamos haber hecho doblete en ambas carreras en este circuito, por lo que el prematuro final es aún más frustrante. El equipo tiene mucho trabajo por delante antes del siguiente evento de las SprintX Series en Lime Rock dentro de un mes, donde esperamos volver con fuerzas renovadas y poder estar de nuevo entre los mejores."
Sin embargo, la siguiente carrera en el calendario de Andy Soucek es muy especial: se pondrá a los mandos de un BRM P153 de Fórmula 1 de 1970, para participar en el Gran Premio Histórico de Mónaco.